Cuando el grupo se introdujo en la burbuja de Ezeiza, Lionel Messi fue contundente: "llegó el momento de dar el golpe". Esa frase resumía un sentimiento que era generalizado para un país que necesitaba una alegría en medio de tanto sufrimiento. La selección se encerró como ninguna otra y se preparó a conciencia para ir por todo a la casa del archirrival: Brasil.

De a poco se fue construyendo un equipo generoso, solidario, dominante en las primeras etapas, un poco encaprichado en hacernos sufrir en el segundo pero ante todo, con sentido de pertenencia. Con el liderazgo esperado del mejor del mundo, quien nos condujo a la máxima alegría en 28 años. Ya no hay necesidad de mirar el calendario del año 1993 para encontrar remarcado el último logro. Y no hay dudas de que este 10 de julio de 2021 quedará inmortalizada como una de las fechas más importantes del fútbol argentino. No solo por haber cortado una racha tremendamente adversa sino también por hacerlo en el lugar soñado: el mítico Maracaná. Por esas cosas de este deporte apasionante no pudo ser en 2014 en la máxima cita (un Mundial). Pero como siempre hay revancha, Dios (el de siempre y el que desde noviembre está alentándonos desde arriba) quisieron que fuera en la Copa América. Y en ese estadio lleno de gloria y, para hacer más impactante la consagración, ante el mismísimo Brasil. No hubo nada más lindo que ganarles en el patio de su casa, de dar la vuelta olímpica y de ver -al fin- al querido Leo levantando una copa. Argentina le ganó al Penta con un golazo de Angelito Di María. ¿Que se terminó sufriendo? No importa. Nos dimos el gran gusto y pudimos volver a cantar: "Brasil, decime qué se siente".

El partido se lo "comió" Rodrigo De Paúl. La rompió de principio a fin y encima metió la asistencia del gol del título (definición exquisita de Fideo sobre la salida del arquero). Después hubo que aguantar a un dubitativo Brasil, que chocó con una defensa férrea y un Dibu enorme, que sacó dos pelotas de gol.

No pudimos definirlo porque Messi no estuvo en su noche (se perdió un gol que él no suele perderse). Pero igual fue su Copa. Esa en la que brilló siendo el líder que la Argentina quería y contando a su lado con un equipo. Honor a Leo. Y por supuesto a Lionel Scaloni, el cuestionado padre de la criatura.

Después de 28 años, Argentina es campeón. Y lo que más entusiasma es que puede ser el comienzo de algo hermoso.

Comentarios

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos