Era su partido. Era el momento para demostrar por qué es considerado el mejor jugador del mundo. La presentación es para Lionel Messi, quien demostró su mejor nivel y abrió el marcador tras un pase magistral de Ever Banega.

Una vez consumada la victoria argentina, Messi no esquivó los micrófonos y se desahogó con la prensa: "La verdad que estabamos confiados de que lo íbamos sacar, de que íbamos a ganar este partido. Es una alegría merecida por todo este sufrimiento que pasamos", sentenció.

Sobre los malos resultados de Argentina en los primeros dos partidos, Messi dijo: "Llegar así fue muy injusto. Y hubiese sido un final muy injusto para todos nosotros", expresó. Además agregó que "Dios estaba con nosotros y nos iba a dejar afuera".

Messi no dudó en agradecer el apoyo de todos los hinchas argentinos que tuvieron la oportunidad de viajar a Rusia: "La gente hizo un sacrificio enorme, a ellos hay que agradecerles todo el apoyo". "El hincha en ningún momento se dejó llevar por las boludeces que dicen y alentaron a la Selección en todo momento", expresó. 

Al finalizar, concluyó diciendo: "Lo importante fue que pasamos, era lo que queríamos en un Mundial donde nadie te regala nada".