Muchos equipos (y seleccionados) apelan a las cábalas y tienen en la memoria las cosas que le dieron buena o mala suerte, según las creencias. Miles de veces se dejó de lado la "tradicional", porque con la "suplente" o con un nuevo modelo, se ganó o se consiguió un resultado favorable.

Brasil tiene una historia muy particular con la camiseta blanca, la que quedó reflejada en las imágenes del Maracanazo que le provocó Uruguay en 1950. Desde ese momento la utilizó muy poco y se hizo habitual ver los partidos con la verdeamarelha o con la azul. Desde el Mundial 50 la usó en un amistoso de 1956 (con Italia) y en 2004 (con Francia), y de manera oficial en la Copa América de 1957 (salió segundo).
Pero en el debut de la Copa América que organiza, en el Morumbí de San Pablo, ante Bolivia jugó con la camiseta "maldita" y hasta debió espera al VAR... Después de terminar sin goles en el primer tiempo, y con silbidos de los hinchas, al minuto del segundo, una pelota impactó en la mano de Jusino. Néstor Pitana miró la imagen, cobró penal y Coutinho abrió la cuenta con un remate bajo y a la derecha. Después se le abrió el partido y con el 3-0 rompió el maleficio de la camiseta blanca.

Inmediatamante después de la apertura, y para su mayor tranquilidad, Brasil consiguió el segundo otra vez por medio del mismo goleador, que marcó de cabeza tras un centro perfecto de Firmino. Y cerca del cierre llegó el tercero mediante un bombazo de Everton. El local se impuso por 3-0 y calmó a sus hinchas, que habían despedido al equipo a puro silbido al término de la opaca etapa inicial.

Firmino, una de las figuras en el equipo de Tite.
Coutinho marcó los dos primeros goles de Brasil.
Pitana recurrió al VAR y sancionó penal, que derivó en el primer gol de la noche.

Comentarios