A la distancia, vivir en Moscú parece una aventura no apta para los bolsillos argentinos. Sin embargo, la realidad es otra. En esta impresionante metrópolis de 12.000.000 de personas, los precios se asemejan a los de Buenos Aires. Y en muchos rubros, como el de los alimentos, hasta son más baratos. Comparaciones al margen, la mayoría de los moscovitas no tiene que hacer malabares para llegar a fin de mes. El sueldo promedio es de 38.000 rublos (casi 17.000 pesos), monto que alcanza para satisfacer las necesidades básicas y darse algunos pequeños gustos.

Lejos de los barrios más lujosos de la capital rusa -es una de las ciudades del mundo en la que habitan más multimillonarios- y de la zonas turísticas cercanas a la Plaza Roja, Depo recorrió los suburbios y charló con la gente. No fue sencillo comunicarse, porque son pocos los que hablan en inglés y menos aún los que conocen una palabra de español. Pero con la ayuda de Yuliya, quien nos alquiló su departamento durante la cobertura del Mundial, rompimos el hielo y enseguida descubrimos la amabilidad de un pueblo.

Anna, empleada de una cadena de comidas rápidas que vende sus combos a 310 rublos (138 pesos), nos contó: ‘Con lo que gano, me alcanza. Vivo con mis padres, a 30 kilómetros del centro, pero es sencillo llegar al trabajo porque el metro es muy eficiente. Tengo una estación a pocas cuadras de mi casa y en 45 minutos llego‘. Un boleto de colectivo o de subte ronda los 25 rublos (11 pesos).

Seguridad

Recorriendo los barrios, donde los edificios dominan la escena -prácticamente no hay casas en el conurbano moscovita-, nos sorprende la tranquilidad de los vecinos para transitar por las calles, incluso de noche. ‘Acá no tenemos muchos problemas de seguridad. Puede ocurrir algo de vez en cuando, pero en general es una zona tranquila. Siempre hay movimiento, porque muchos negocios funcionan toda la noche‘, afirma Nadina, quien pasea con su pequeña hija. La educación aquí es gratuita; también el sistema sanitario, aunque cada habitante debe tener un seguro obligatorio.

Duria, quien justamente es cajera de un supermercado que atiende las 24 horas, reveló que los precios son estables (la inflación media de este año es de 2,32 %). ‘La gente sabe que el dinero con el que cuenta, le rinde todos los meses. Es una ventaja, porque te permite armar un presupuesto‘, fueron sus palabras para explicarnos cómo viven.

Ofertas

Entre las góndolas nos encontramos con algunas ofertas: gaseosa cola ‘Kbac‘ de 2 litros, 59 rublos ($ 26); agua mineral, 25 ($ 11); una docena de huevos, 50 ($ 22), un pollo, 139 ($ 61); pan lactal chico, 36 ($ 16); un kilo de tomates, 90 ($ 40); lechuga, 30 ($ 13). Tanto las frutas como las verduras suelen tener un costo extra, ya que la mayoría son importadas.

Casa propia

Katya y Fedor, casados hace 10 años, viven en un departamento cómodo, pero sin lujos. ‘Pudimos comprarlos porque los dos trabajamos. Ahorrando y con un crédito, uno puede llegar a tener su propia casa. Los servicios no son muy caros, eso ayuda‘, explican. Para aquellos que no cuentan con la suerte de este matrimonio, un alquiler cuesta alrededor de 20.000 rublos ($ 8.915). Si bien muchos de las edificaciones son humildes, al menos en sus fachadas, aquí no existen las villas. Ni nada que se les parezca. ‘Nunca vi algo así en mi vida‘, exclama sorprendida Katya cuando le mostramos una foto. Durante el crudo invierno (el año pasado el termómetro alcanzó los 30 grados bajo cero), sería imposible sobrevivir en semejantes condiciones. 

El tránsito suele ser un grave escollo para ingresar o salir de Moscú en horas pico, más allá de las impresionantes autopistas que rodean la ciudad. ‘Es complicado, pero uno se acostumbra. Es mucha la gente que entra a la ciudad desde las afuera. Por trabajo, no nos queda otra‘, se resigna Yuri, quien hace repartos en su camioneta. El litro de nafta, aunque varía según la estación de servicio, ronda los 42 rublos ($ 19). 

Esta es ‘otra‘ Moscú, la que asoma más allá de sus imponentes monumentos y sin el resplandor de las luces del Mundial.

Comentarios

Ver más productos

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Ver más productos