En la Eurocopa 2016, Francia perdió la final en manos de Portugal por la mínima diferencia. Ese partido marcó a fuego a Paul Pogba y al resto de sus compañeros del seleccionado galo.

"No vamos a afrontar esta final como la del 2016... Conozco el sabor de la derrota y es muy amarga. Llegamos demasiado lejos como para dejarlo escapar ahora. Recuerdo las vacaciones después de la derrota no fueron buenas", comentó.

Y sentenció: "Yo tengo una estrella en la camiseta, pero no la gané y quiero conseguirla yo mismo. Croacia no tiene ninguna y también intentarán lograrlo. Hay que jugarlo. No pensamos en si somos favoritos. Los croatas perdían contra Inglaterra y no se rindieron, jugaron 90 minutos más que nosotros por sus tres suplementarios, pero querrán demostrar que quieren ganar".