Manuel Neuer era esperado en la sala de conferencia de prensa, en Vatutinki. Y más allá de la puntualidad que exige la FIFA en este tipo de eventos, la espera se demoró más de la cuenta. Casi una hora más tarde de lo previsto, el arquero de Alemania se ubicó en lugar para responder las preguntas y reveló que se había demorado porque "acabamos de tener una reunión del plantel. Hay muchas cosas que nos tenemos que decir mirándonos a la cara. Y lo hicimos".

"Reunión", fue la palabra utilizada. Pero los colegas alemanes se encargaron de revelar que fue "algo más que eso...". Que hubo fuertes críticas entre varios futbolistas del plantel y que se dijeron "lo que se tenían que decir" en casos como este, donde Alemania arrancó el Mundial perdiendo. ¿Se puede utilizar la palabra "crisis"?, se le preguntó a alguien muy cercano al plantel. "", fue la respuesta. Aunque la delegación germana diga lo contrario.

"No hay dos grupos"

"Todos somos responsables de cambiar esta situación en la que nos encontramos y estamos trabajando para ello. No hay dos grupos en el equipo. No hay fisuras y estamos más unidos que nunca", declaró el arquero, quien debió contestar las preguntas referidas al problema, casi dejando de lado lo futbolístico del equipo de cara al choque con Suecia.

"Me parece que el viaje a Sochi (escenario del partido del sábado) es algo que nos va a venir muy bien. Lo que hubiéramos deseado es jugar contra Suecia un día después de la derrota contra México, para poder arreglar las cosas cuanto antes", añadió. 

Neuer intentó dejar en claro que "no hay problemas" en el seno del plantel, pero la caída con México y algunos bajos rendimientos generaron una crisis, algo que en Alemania no es habitual. El partido con Suecia tiene pinta de ser más que decisivo de cara al futuro en el Mundial.