Su rostro lo decía todo. Estaba con bronca. Con el sabor agridulce de haber marcado por primera vez en un Mundial, pero con la tristeza de no poder ganar contra un seleccionado, en la previa, inferior. Sergio Agüero, autor de la conquista de Argentina contra Islandia, no ocultó su fastidio por no conseguir los tres puntos en el debut del Grupo D.

"El gol me sirvió en cuanto a lo motivacional, pero no tanto para el resultado final. Siempre el primer partido es clave y no pudimos conseguir el triunfo", comentó el Kun, para de inmediato intentar dar vuelta de página y afirmar: "ahora hay que pensar en Croacia. El primer partido es complicado, siempre es muy complicado. A Argentina le quieren ganar todos. Por eso ellos festejaron como si hubiese sido un triunfo. Todavía queda mucho".

Por último, el delantero de Manchester City respaldó a Lionel Messi: "Es humano. A veces las cosas pasan por algo. No es un buen día para él. Sabemos que Leo puede definir un partido en cualquier momento. Ojalá que con croacia pueda estar mejor".