La cancelación del partido ante Israel fue celebrada por el grupo terrorista Hamas, que felicitó por medio de uno de sus miembros a la Selección argentina. Husam Badran, uno de los jefes de la oficina política del grupo extremista sunita, "aplaudió" la abrupta decisión del conjunto nacional, que causó sorpresa en el Gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu.

"La decisión de la Argentina de cancelar un partido amistoso con el equipo de la ocupación israelí es altamente encomiable y es una posición muy apreciada", celebró Badran en declaraciones tomadas por el sitio oficial de Hamas.

"La ocupación israelí no es un estado democrático sino una entidad terrorista liderada por un grupo de asesinos que atacan a civiles desarmados, destruyen hogares palestinos, confiscan sus tierras y atacan sus propiedades, además de asediar Gaza y negar a sus residentes las necesidades básicas de la vida", denunció Badran.