Felipe Baloy, el jugador más "viejo" de Panamá con 37 años, marcó el descuento para su seleccionado e hizo historia: es que ese tanto fue el primero de Los Canaleros en la historia de los Mundiales y el jugador lo celebró a lo grande con los hinchas.

Con su gol, Baloy se convirtió en el jugador debutante más veterano (tiene 37 años y 120 días) en meter un gol en toda la historia de la Copa del Mundo, desplazando así a Martín Palermo (el Titán lo hizo a los 36 años y 227 días, en el Mundial 2010 contra Grecia).

"Gracias a Dios, gracias a mi familia y gracias Panamá, un gol Histórico para mi País, los sueños se cumplen a base de trabajo y esfuerzo", tuiteó el jugador.