Se cumplen 9 años, fue la lluviosa noche del 10 de octubre de 2009, cuando la Selección Argentina de Maradona no podía vencer a Perú en el Monumental  y las posibilidades de la clasificación eran remotas.

Se vivió un desenlace loco bajo el diluvio de Buenos Aires, con dos goles en los últimos tres minutos. Digo loco, porque “El Loco” Palermo nos trasladó de la decepción al éxtasis.

Diego generó una planteamiento sorpresivo con un 4-3-1-2. Aimar de enganche, Jonás Gutiérrez como lateral derecho y Emiliano Insúa en la banda izquierda.

Y lo hizo debutar al goleador Gonzalo Higuaín con la celeste y blanca. Después de un apático primer tiempo, sin ideas y con mucha confusión los hinchas comenzaron a pedir el ingreso de Palermo en el entretiempo. Muy inteligente Maradona, ¿qué hizo? No dudó un instante y mandó a la cancha al “Titán” boquense, a punto de cumplir 36 años, en lugar de Enzo Pérez.

A los 2 minutos Pipita Higuaín estampó su sello de goleador mediante un derechazo cruzado a una acción combinada entre Aimar y Messi.

Pero la tranquilidad y la paz no asomaban en el equipo argentino, aguantó hasta donde pudo. Romero e Insúa salvaron milagrosamente a la Argentina tras potentes disparos de Fano y Solano.

Minutos después, un tiro libre de Vargas y el arquero Romero logra con esfuerzo manotear el balón y sacarlo al córner.  Cerca de los 30 ingresó Rengifo por Fano y  Federico Insúa por Aimar.

El conjunto peruano dejaba el alma en cada pelota y consiguió el premio a los 90’, con un formidable cabezazo de Rengifo, después de un error garrafal de Mascherano, silenció el Monumental.

La noche se convirtió en más oscura que nuca con una escenografía tenebrosa de lluvia, viento y profunda tristeza. Hasta que apareció “El optimista del Gol” frotó la lámpara y terminó con el sufrimiento.

Estuvo, como otras tantas veces, en el lugar correcto y el momento indicado. Puso el pie izquierdo, luego de un centro del “Pocho” Insúa y el balón viajó a la red cuando el viento y la lluvia hacían imposible tener una visión correcta.

Parece que Martín estaba en posición dudosa, pero es un detalle que no le interesa a ningún argentino. La cancha era un barrial, fue gol y desahogo en el segundo minuto de descuento para decretar el estrepitoso 2 a 1.

Los festejos fueron indescriptibles. Diego Maradona se tiró de panza a la cancha y barrenó en el césped de la cancha de River. Estalló el Monumental en un grito impresionante, ensordecedor. Se considera que fue el gol más gritado de la década y no era para menos motivos sobraban.  


 

Comentarios

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos