En los últimos 70 días, la palabra "renovación" fue la más mencionada en el ámbito de la Selección Argentina. A partir de la eliminación en el Mundial a manos de Francia, desde el seno interno de la AFA creen que el nuevo proyecto que encararán tiene que estar ligado a una nueva camada de futbolistas dispuestos a vestir la camiseta en los próximos años. Y el encargado de dar el puntapié inicial fue Lionel Scaloni, quien en su interinato apostó por 11 futbolistas que tuvieron "su primera vez" con el seleccionado mayor.

La mención es para Gerónimo Rulli, Renzo Saravia, Exequiel Palacios, Giovanni Simeone, Gonzalo Martínez, Santiago Ascacíbar, Matías Vargas, Alan Franco, Franco Vázquez, Franco Cervi y Walter Kannemann, quienes sumaron minutos en la goleada (3-0) ante Guatemala.

Los argentinos que prendieron el televisor el viernes a la medianoche con el afán de ver a la Albiceleste, tuvieron que familiarizarse con nuevos nombres. El primer síntoma que dejó percibir el entrenador es que no discrimina al ámbito doméstico y no considera "a los locales" inferiores a los que militan en Europa, a tal punto que seis de los once nuevitos se desempeñan en instituciones de América Latina (10 en Argentina y 1 en Brasil).

De esta manera, para el doble desafío de amistosos en Estados Unidos quedaron en el camino nombres pesados como Lionel Messi (por decisión propia), Sergio Agüero y Gonzalo Higuaín para darle su espacio a los chicos que tomaron esta oportunidad con muchísima responsabilidad.

Y si bien el rival fue Guatemala, cuyas virtudes futbolísticas escasean, muchos de los que debutaron cumplieron un papel más que aceptable pensando en el futuro inmediato. Sin ir más lejos, Pity Martínez fue uno de los más destacados junto a Giovanni Lo Celso, quien ya conocía lo que significaba ser citado a la Selección pero se quedó con la espina de no sumar ni un minuto en el último mundial.

De esta manera empezó un nuevo camino de la Albiceleste, que no sólo proyecta un equipo para afrontar la Copa América del próximo año sino que además apuesta a ensamblar un grupo para que llegue consolidado a Qatar 2022, el máximo anhelo de todos los argentinos.