Desde México 1986, Argentina sólo acumula frustraciones cada cuatro años. Lógicamente que todas las despedidas tuvieron diferente tinte: en Italia 90 y en Brasil 2014 se quedó a un paso de la gloria al perder la final; en 1994 quedó la incertidumbre de saber qué hubiera pasado si no le saltaba el dóping a Diego Maradona y en otras tantas ocasiones quedó la desazón de cruzarse con Alemania –el gran cuco- de forma tan prematura.

Con todas esas variables, Rusia 2018 quedó como el mundial de una de las peores prestaciones Albiceleste en las últimas décadas. El proceso de los cuatro años habían sido accidentados y llegó Jorge Sampaoli, quien generaba enorme expectativa por su paso por Chile.

Pero en su país natal nunca pudo afianzarse, la gente lo miraba con desconfianza y los propios jugadores no estaban convencidos de la idea. Eso terminó siendo un combo letal que se vieron reflejados dentro de la cancha: el 30 de junio del 2018 perdió en octavos de final ante Francia (por 4-3) y se despidió del Mundial muy rápido.

La Argentina armó las valijas con 4 unidades y una diferencia de gol de -3. De los 16 seleccionados que habían avanzado a los octavos de final culminó en el puesto 16º, por detrás de Japón, con idénticas 4 unidades, pero mejor diferencia de gol (-1).

Desde la frustrante e inesperada partida anticipada sufrida por el conjunto de Marcelo Bielsa en tierras orientales, la Albiceleste nunca había vuelto a quedarse afuera antes de los cuartos de final. En los tres mundiales siguientes el verdugo fue el mismo: Alemania. Marginó a la Selección de las semifinales en suelo germano, en 2006, por penales y en Sudáfrica 2010, con un lapidario 4 a 0, y le ganó la final 1 a 0 en Brasil 2014.

Comentarios

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos