Francia y Dinamarca empataron convenientemente en Luzhniki, quedando como puntero y escolta del Grupo C respectivamente. Así, ambos clasificaron dejando sin chances a Australia que de todas formas perdió ante el ya eliminado Perú.

La gente no dudó en reprobar la poca "actitud" que mostraron ambos selectivos en cancha, como conformes con el punto que los dejaba a los dos en los octavos de final. Promediando el primer tiempo, comenzó el "silbido" generalizado, el cual duró casi todo el partido y se agudizó cuando el árbitro pitó el final. Un encuentro aburrido y bochornoso.

De hecho, el 0-0 que cerró el grupo C fue el primer empate sin goles del Mundial de Rusia 2018.