El gran héroe. El que llegó en silencio a la Copa América y se ganó el puesto. Y nada más ni nada menos a Franco Armani. El que mostró su seguridad bajo los tres palos en cada partido. Y el que tapó los tres penales que depositaron a Argentina en la instancia decisiva.

Ese es Emiliano Martínez. El arquero que, al menos por un rato, hizo feliz a todo el país. La Selección nuevamente esta en una final y será con Brasil. Por eso, tras la semifinal ganada, el protagonista de la noche se mostró muy contento: sostuvo que el logro es de todo el equipo y manifestó que van en busca de salir campeón en la competencia más importante del continente.

"Queríamos que el país disfrute un momento como este. Nos propusimos un sueño con todo el cuerpo técnico, esto es un trabajo de todos. Nosotros queríamos jugar la final y acá estamos", expresó en declaraciones post-partido, con lágrimas en los ojos producto de la emoción y de toda la carga de tensión que quedaba atrás. Incluso, con la forma en la que les habló a los rivales. "A vos te conozco", le dijo a Mina y festejó con un bailecito "subido de tono".

En tanto, explicó un poco lo que fue la difícil semifinal con Colombia: "Nos pusimos en ventaja rápido, ellos jugaron un gran partido y nos llevaron a los penales. Me tocó la suerte de ser protagonista, pero lo importante es que dimos un paso más hacia el sueño que tenemos de ganar la Copa América".

Por último, manifestó que será muy difícil la final con Brasil, aunque se mostró muy esperanzado. "La verdad que Brasil es un equipazo. Son los candidatos. Pero nosotros tenemos al mejor del mundo y un gran entrenador. Vamos a ir a ganarla para darle una alegría a la gente", cerró.

Así, Dibu Martínez se quedó con todos los flashes. "Habló" y mucho a los rivales, los intimidó y se salió con la suya. Argentina finalista. 

Comentarios