Es de esas historias similares al "sueño del pibe". Y, esta vez, el protagonista es el defensor Harry Maguire, que este lunes debutará en el Mundial cuando Inglaterra enfrente a Túnez.

El defensor pasó de alentar a su seleccionado desde la tribuna a ser parte del mismo en menos de dos años. ¿Cómo? En la Eurocopa 2016, aquella que fue fatídica para los ingleses debido a que fueron eliminados por el ignoto Islandia, que este sábado amargó al Seleccionado argentino en el debut, el jugador de Leicester asistió al torneo... pero como hincha.

"Fui con mis amigos al partido ante Eslovaquia (0-0). El ambiente es increíble. Fue genial ver toda esa pasión. Lo volvería a hacer", contó el defensor quien, a partir de esa experiencia, valora el sacrificio -y el gasto- que hacen los hinchas para seguir a sus equipos sea cual fuera el lugar en el que juegan: "He experimentado ser hincha. Sé lo que significa y los sacrificios que ellos hacen. Es un viaje costoso. Por eso, en Rusia 2018 daremos todo lo que podamos para tener éxito".

No se confía

A pesar de que Inglaterra parte como favorito ante Túnez, el mediocampista Fabian Delph remarcó que los africanos "son un buen equipo, distribuyen el balón, tienen talento, sabemos a qué juegan, tenemos un plan de juego y esperamos ejecutarlo".