Las cámaras y los muchos micrófonos que pueden llegar a rodearlo no hacen poner nervioso al lateral derecho Dani Alves.

El jugador del seleccionado brasileño, fiel a su estilo de decir lo que piensa, le guste a quien le guste, no se guardó nada este mediodía, en la en la previa al juego ante Venezuela, en el que su Selección buscará el pase a cuartos de final y también el conformismo de su gente, luego de los silbidos en el debut.

Justamente al ser consultado por ese motivo, que se dio cuando se retiraban al vestuario (en ese momento igualaban sin goles ante Bolivia), fue contundente el defensor: "En el Morumbí nunca tenemos la sensación de jugar en casa".

Luego siguó con su argumento: "Nosotros no controlamos los precios de las entradas y quiénes van a un partido. No soy el dueño de la verdad, simplemente hablé de mi sensación  cuando se juega en el Morumbí. En San Pablo, por ejemplo, no pasa lo mismo. Quizas ocurra eso porque el estadio está muy separado del campo de juego. Soy muy auténtico, discupen. Y no fui el único que sintió lo mismo, porque en el estadio había varios amigos"

Ver más productos

San Juan de Capistrano

La Iglesia recuerda a San Juan de Capistrano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos

Comentarios