Seis jugadores de la selección argentina fueron sometidos a un control antidoping sorpresivo por parte de agentes oficiales de la FIFA. La medida se concretó durante plena merienda del equipo de Jorge Sampaoli en el predio de la concentración en Bronnitsy.

Luego del entrenamiento de la jornada, con la mira puesta en el debut mundialista del sábado ante Islandia, el plantel albiceleste se encontraba tomando la merienda cuando desde la entidad madre del fútbol que organiza el Mundial de Rusia les comunicaron que serían sometidos a los controles correspondientes.

Este método es moneda corriente en la Copa del Mundo y las selecciones saben que les puede tocar cualquier día, como este martes fue el turno de la Argentina

Lionel Messi, Nicolás Otamendi, Franco Armani, Eduardo Salvio, Paolo Dybala y Marcos Acuña fueron los escogidos.

Cabe recordar que, con el de este martes, la Pulga fue sometido al cuarto control antidopaje en tan sólo tres meses. El capitán argentino pasó por tres exámenes médicos, dos con Barcelona y uno con el elenco dirigido por Jorge Sampaoli en la gira por Europa de marzo.