Había que cortar con 32 años de frustraciones. De la mano de Alfio Basile en el banco y con jugadores en un nivel descomunal como fue el caso de Gabriel Batistuta, la Selección argentina ganaba, un 21 de julio, pero hace 28 años, la Copa América de 1991 que se disputó en Chile tras vencer en la final a Colombia por 2-1. Ah, y sin Diego Maradona.

Argentina llegaba a este torneo tras el subcampeonato mundial en Italia 90 y sin Carlos Biardo como entrenador luego de dis ciclos muy exitosos. En su lugar, el Coco llegaba no sólo para darle una vuelta de tuerca al estilo de juego, sino para encabezar una necesaria renovación.

Así fue que en el equipo aparecieron una importante cantidad de jóvenes promesas, como Diego Simeone, Leonardo Rodríguez, Batistuta. Darío Franco y Fernando Redondo, entre otros, que se mezclaron con algunos de experiencia que continuaban de la era Bilardo, como Oscar Ruggeri, Sergio Goycochea, José Basualdo y Claudio Caniggia, con los que la Selección mostró un juego vistoso y contundente.

Simeone, Ruggeri y Vázquez festejan la esperada consagración argentina.

Y así fue el paso del equipo durante la Copa: pasó sin problemas la primera ronda gracias a las goleadas ante Venezuela (3-0) y Paraguay (4-1) y a las ajustadas victorias sobre Chile (1-0) y Perú (3-2), ganando el grupo con puntaje ideal y llegando fortificado al cuadrangular final. Allí, todo siguió funcionando casi a la perfección.

La victoria 3-2 ante Brasil, con dos goles de Franco y uno de Batistuta, en un partido caliente, abrió el camino, pero el empate 0-0 ante Chile, bajo una lluvia torrencial, dejó la obligación de ganar en la última jornada ante un muy buen equipo colombiano.

Argentina salió decidida a buscar el triunfo y la consagración. Enseguida, marcó el primer gol del partido a los 11 minutos con un gran cabezazo de Diego Simeone. Poco después Leo Rodríguez asistió a Batistuta, que puso el 2-0 con un potente derechazo para marcar su sexto gol en el torneo, en el que terminó como máximo goleador por delante del chileno Iván Zamorano.

En la segunda parte, Colombia se fue con todo al ataque para encontrar el descuento y recortó distancias con un gol de De Ávila a veinte minutos del final. Argentina aguantó a los cafereros, que siguieron intentando pero chocaron con un muy seguro Goycochea. El pitazo final desató el festejo atragantado durante 32 años, gracias a un equipo que ya mostraba las credenciales que, dos años después, revalidaría en la siguiente Copa América.

Argentina jugó un buen fútbol y contó con un goleador letal como Batistuta.

"Después del triunfo por 1-0 ante Chile en la primera fase me di cuenta de que estábamos para campeones por haber enfrentado a un gran rival y por tener todo un estadio en contra. Desde lo futbolístico y en cuanto al carácter fue una gran prueba", aseveró Goycochea. 

El arquero contó, además, que "tuvimos mucho trabajo previo y eso hizo que el equipo pudo saber y demostrar a lo que jugaba. Estábamos muy bien y además tuvimos grandes individualidades como las de Gabriel Batistuta, Leonardo Rodriguez y Darío Franco y así pudimos marcar la diferencia".

Comentarios

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos