Evidentemente algo se rompió entre el presidente de la Nación, Mauricio Macri y el máximo dirigente de AFA, Claudio Chiqui Tapia.

Macri en su momento unió fuerzas con Hugo Moyano, de quien Tapia es yerno, para colocar a su hombre en la conducción. 

Pero el pésimo rendimiento del seleccionado argentino en el Mundial, la mala imagen de la entidad que rige el fútbol nacional y el papelón internacional de la AFA con el Estado de Israel llevaron a Macri a querer que Tapia abandone su cargo tras la competencia mundialista en Rusia.

Según reveló Marcelo Bonelli en Arriba Argentinos, la operación se haría luego de que finalice la participación de Argentina en el Mundial.