El entrenador colombiano Hernán Bolillo Gómez puso en las últimas horas un particular énfasis en corregir defectos en el trabajo defensivo de la selección de Panamá, que el próximo lunes 18 de junio debutará ante Bélgica, en Sochi, por el Grupo G del Mundial 2018, que integran también Inglaterra y Túnez.

En las últimas prácticas del conjunto caribeño, Gómez mostró una preocupación especial sobre la táctica defensiva y la presión al adversario.
Estos fueron los aspectos que trató con más intensidad el técnico colombiano en la práctica de este miércoles, la sexta en Saransk, sede de Panamá en Rusia 2018.

La inestabilidad ambiental mantuvo en el aire el escenario de la práctica. La lluvia caída sobre la ciudad propició que Bolillo decidiera en un principio que la plantilla se ejercitara en una cancha anexa, cubierta, de césped artificial en lugar del campo habitual del Olympic Sports Centre, consignó EFE.

Sin embargo, finalmente, tal y como ha sucedido en los días anteriores, el preparador optó por normalizar el plan y realizar el entrenamiento en el campo habitual.

Panamá trabajó durante dos horas. Solo los primeros tres cuartos de hora con presencia de medios de comunicación. El resto fue a puerta cerrada.

El plantel del conjunto centroamericano, debutante en una competencia mundial, tras los habituales ejercicios previos de carrera y "rondos" (el tradicional "medio"), intensificó la práctica después mientras Jose Luis Rodríguez, del Gent de Bélgica, con una lesión en los isquiotibiales de la pierna derecha, trabajó al margen.

El Bolillo espera que 'El Puma' se reintegre al plantel este jueves en la séptima jornada de entrenamiento.