El seleccionado panameño quería seguir el camino de México, Islandia y Suiza en el Mundial de las sorpresas y comenzó el partido de menos a más. En el primer tiempo, tuvo tres ocasiones de gol que no pudo concretar, si bien los belgas predominaban.

A los 2 minutos del segundo tiempo, Dries Mertens estampó el 1-0 para Bélgica que cayó como un balde de agua fría entre los panameños que perdieron el control del partido.

Seguido, Kevin De Bruyne lanzó un centro de tres dedos que fue cabeceado de palomita por Romelu Lukaku para anotar el 2-0 a los 23' del segundo tiempo y darle tranquilidad al equipo.

Más tarde, producto de una efectiva contra, Lukaku volvió a marcar a los 30' del ST luego de "picar" la pelota sobre el arquero y sentenció el 3-0.