L a FIFA mostró la sala de operaciones del VAR, el sistema de videoarbitraje que tiene a los jugadores y a los hinchas en vilo en vísperas del Mundial. "El VAR será muy importante en esta Copa Mundial, pero no será el que vaya a arbitrar. No es el video el que va a pitar los partidos, sino el árbitro", dijo a la prensa Massimo Busacca, responsable del arbitraje de la FIFA.

A cuatro días del partido inaugural de Rusia 2018, el VAR se ha convertido en la estrella del torneo. El cuartel general del VAR son dos pequeñas salas, eso sí, con muchas pantallas de televisión, donde se sentarán cuatro asistentes que se encargarán de ayudar a los tres árbitros que dirijan cada partido mundialista.

"Tenemos a 13 personas sólo para el VAR, aunque no todos serán asistentes principales. Después tenemos seis o siete árbitros más que pitarán partidos y también pueden hacer el VAR. Es decir, unas veinte personas dedicadas al videoarbitraje", dijo Busacca.

Además, explicó que los árbitros asistentes de video de cada partido harán sólo uno por día, aunque si es necesario repetirán, ya que la FIFA quiere "buscar la calidad". Señaló que habrá cuatro VAR en juego en cada partido: el primero analizará las jugadas polémicas; el segundo seguirá el partido en vivo en todo momento; el tercero se ocupará de los fueras de juego, y el cuarto será de apoyo.

Serán 33 cámaras las que transmitan las imágenes de todo lo que ocurra dentro del terreno de juego, que llegarán a la sala VAR a través de fibra óptica y, en caso de que haya un problema técnico, por satélite. La sala del VAR se encuentra en las afueras de Moscú y fue inaugurado ayer por el presidente de la FIFA, Gianni Infantino.