La empresa que organizó el amistoso entre los seleccionados de Argentina e Israel, que se suspendió luego del violento escrache de militantes pro Palestina en Barcelona, presentó una denuncia formal en la federación de fútbol israelí. La queja será elevada a la FIFA. Según trascendió, sería por "discriminación religiosa".