La Selección continúa con su reconstrucción y puesta a punto con vistas a la Copa América Brasil 2019. Por tal motivo, en el Mario Alberto Kempes (que se mostró en malas condiciones por los numerosos pozos que presentaba), los dirigidos por Lionel Scaloni disputaron el primero de los dos amistosos que tiene previsto ante México (el martes próximo jugarán la revancha en Mendoza).

Con varias bajas, como Germán Pezzella, Nicolás Otamendi, Eduardo Salvio, Rodrigo Battaglia y Matías Zaracho, Scaloni sigue dándole forma a esta “refundación” del conjunto albiceleste, en donde se destacó la vuelta de Agustín Marchesín en el arco, mientras que la dupla ofensiva estuvo compuesta por Paulo Dybala (el cordobés fue el más ovacionado de la noche) y Lautaro Martínez.

Por su parte, el Tricolor no tuvo disponible a Hirving Lozano, una de sus máximas figuras, debido a una lesión, y también sobresalen las ausencias de Javier “Chicharito” Hernández y Andrés Guardado (sí estuvo presente el arquero Guillermo Ochoa, quien cumplió 100 partidos con su selección).

Con pasajes de buen fútbol y varios puntos altos (Juan Foyth, Leandro Paredes y Paulo Dybala, la figura del partido), Argentina venció merecidamente a México por 2-0, se quedó con la copa en juego, y la reconstrucción sigue a paso firme... La visita arrancó con todo, ya que al minuto de juego llegó dos veces al arco de la Argentina: un cabezazo apegó en el travesaño, y segundos después Marchesín tapó un mano a mano.

Luego del doble susto inicial, la Albiceleste se paró mejor en la cancha. Cuando se juntaban Dybala, Correa, Acuña y Lautaro Martínez, se veía lo mejor del equipo nacional, que empezó a dominar el partido pero no tenía ideas claras para llegar al arco de Ochoa. La más clara de la Albiceleste fue un cabezazo de Lautaro tras un centro de Dybala, en donde Ochoa se lució al contener el testazo.

Hasta que en la agonía de esta etapa, se hizo justicia y Argentina abrió el marcador: Dybala ejecutó un tiro libre preciso para la cabeza de Ramiro Funes Mori, quien batió a Ochoa y desató el festejo de los hinchas.
Al inicio del segundo tiempo, Dybala casi mete el segundo con un sombrerito a Ochoa. Argentina siguió controlando el partido, pero se diluía de tres cuartos hacia adelante. México, por su parte, no le encontraba la vuelta, y por eso el partido se hizo aburrido.

Hasta que cerca del final, Saravia tiró un centro para Icardi, pero el mexicano Brizuela, en su afán de despejar, mandó la pelota al fondo de su arco. Los minutos se consumieron, y los hinchas celebraron un nuevo triunfo en la era Scaloni, quien de a poco se gana un lugar para seguir dirigiendo... HGHHHH

El capitán Tagliafico levantando el trofeo.(Fotobaires)
Así Funes Mori festejo su gol, el primero del partido. (Fotobaires)
Icardi y sus compañeros festejando el segundo tanto. (Fotobaires)
Dybala, la única gran figura argentina. (Fotobaires)
Lautaro Martínez, uno de los destacados del equipo. (Fotobaires)
Así fue el recibimiento a la Selección en Córdoba. (Fotobaires)

Comentarios