En un partido que se disputaba sólo para cumplir con el calendario de las Eliminatorias Sudamericanas, pero que significaba la despedida del seleccionado argentino ante su gente, el equipo "Albiceleste" (ya clasificado para el Mundial) le ganó a Venezuela (sin ninguna chance de llegar a Qatar) por 3 a 0 y La Bombonera se vistió de fiesta.

El conjunto dirigido por Lionel Scaloni, con varias bajas entre suspendidos y lesionados, intentó rodear a Lionel Messi para que el capitán se convirtiera en el eje de los ataques. Sin embargo, el fervor impuesto por los venezolanos, que querían mostrarse en el debut de José Pekerman como nuevo entrenador, le cerraba todos los caminos para llegar hasta el arco defendido por Wuilker Faríñez.

Argentina intentaba llegar a través de Joaquín Correa por el sector izquierdo, donde contaba con el apoyo de las subidas de Nicolás Tagliafico.

Sin embargo, los minutos pasaban y el marcado continuaba en blanco. Recién en el último cuarto de hora, los argentinos comenzaron a intranquilizar al arquero vinotinto.

La primera ocasión clara llegó a los 29 minutos, cuando Messi decidió tomar al toro por las astas y se metió al área rival a pura gambeta entre una maraña de piernas que intentaban robarle el balón, que, tras un rebote quedó en los pies de Nicolás González, cuyo remate salió desviado.

Enseguida, Leo metió un pase en diagonal desde la derecha para dejar mano a mano a Correa con Faríñez, quien le ganó el duelo al "Tucu".

Hasta que a los 34, Nico González aprovechó un pase de De Paul y arrojándose al piso por el medio pudo vencer la resistencia venezolana para anotar el 1 a 0.

Los visitantes casi empatan enseguida, pero Josef Martínez, solo ante Armani, remató desviado y Argentina, casi aumenta la diferencia, pero Faríñez volvió a ganarle un mano a mano a Correa.

Así se fue un primer tiempo, que comenzó frío y terminó con las pulsaciones a mil. El complemento no varió demasiado en el juego, pero sí en el marcador, que se amplió con un golazo de Di María y una pésima definición de Messi, que hace goles hasta cuando le pega mal. Argentina ganó y la gente se fue feliz esperando el Mundial.

Comentarios