Como es una costumbre desde que arrancó el Mundial, los argentinos dan la nota. En esta oportunidad no fue en las calles de Moscú, sino en el estadio de Spartak, donde el equipo nacional juega contra Islandia.

 

 
El ingenio popular también dice presente con distintas ventas callejeras.
El tango es pasión de multitudes.