Resulta casi imposible abstraerse del entorno. Argentina jugaba con Bolivia por una nueva fecha de las Eliminatorias rumbo al Mundial de Qatar, en lo que fue el primer partido en el país tras la consagración en la Copa América y con la vuelta del público en las tribunas. El clima (nos referimos al tiempo, vale aclararlo) no acompañaba a la gente que hizo un esfuerzo enorme para poder estar en el Monumental, para conseguir y luego para retirar su entrada. Y esos hinchas, tal vez, hasta “se olvidaron” que era un partido por Eliminatorias. Para muchos se trató de un “partido homenaje”, que Argentina ganó sin sobresaltos 3-0, marcando diferencias. Y así dio otro paso enorme para estar en la máxima cita. 


Si a todo eso le sumamos que Lionel Messi convirtió un golazo a los 13 minutos (caño y remate desde fuera del área, contra el palo derecho de Lampe), la fiesta fue total. Porque “todos” querían ver al “10” y él les pagó de entrada con esa conquista (en total fueron 3), que desde ya, trajo mucha tranquilidad a un equipo que se apoderó de la pelota y lo que se vio fue un monólogo.

No apabulló a Bolivia en esos 45, es cierto, pero daba la sensación de dominar desde lo psicológico y desde lo futbolístico, acelerando cada vez que Messi y Di María (como puntero derecho) entraban en acción, secundados por De Paul, Paredes, las subidas de Molina y Acuña, alguna aparición del Papu Gómez y el peligro que siempre genera Lautaro Martínez en el área, a quien le anularon un tanto. 


Hubo que esperar hasta el final para que llegaran jugadas de peligro. Messi le dijo a Lautaro “tomá y hacelo”, pero el toque del “22” se fue apenas desviado, lo mismo que otro de la Pulga tras pared con Di María y casi empata Bolivia con un remate de Vaca, luego de un error entre Paredes y De Paul. A la selección del Altiplano le costaba tener la pelota en los pies y la búsqueda era para Martins, el “distinto”, que no pudo entrar mucho en juego.


En el segundo tiempo se vio una continuidad. Con Argentina dominando la pelota a voluntad y buscando sociedades en pases cortos. La explosión llegó a los 19, con otro golazo de Messi tras “mil” toques. Era el 2-0 que liquidaba el partido y ya con varios cambios, Argentina parecía jugar para que Messi siguiera convirtiendo.  ¿Lo logró? Sí, sobre el final, cuando aprovechó un rebote y de zurda le rompió el arco a Lampe.


Argentina dio otro paso para estar en el Mundial del año próximo. Volvió el público, Messi hizo tres goles y superó a Pelé como el máximo anotador en selecciones sudamericanas, Argentina sigue ganando y se afianza como equipo. Una noche redonda, desde donde se la analice, con Lionel Messi en lo más alto. El dueño de la pelota, y de la noche, obvio.

 
 
 
 

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos