Las rachas están para cortarse. Y bien si lo saben Mauro Icardi y Paulo Dybala. Es que en la tierra del buen vino, Mauro y la Joya tuvieron su bautismo sagrado con la Selección. Y con sus dos goles, la Argentina de Lionel Scaloni dio un paso importante en el último amistoso del año para seguir firme en su proceso de reconstrucción.

Al igual que el viernes pasado, el seleccionado albiceleste volvió a vencer a México por el mismo resultado y demostró que sigue firme. Otra prueba superada para Scaloni, que en los próximos días será confirmado como entrenador hasta la Copa América del año que viene.

Se rompió el maleficio

Desde el arranque. Solamente necesito 60 segundos para volcar el resultado a su favor. Y de la mano de un nombre que tuvo su bautismo goleador con la camiseta de la Selección: Mauro Icardi. Con el manual del 9, el delantero pivoteó, aguantó, se conectó con Erik Lamela y armó una gran jugada individual para definir de manera exquisita. Un golazo y su primer grito sagrado en 8 partidos.

El 1-0 acomodó a Argentina en el trámite y dejó entrever lo que pretende Lionel Scaloni en su equipo: con un esquema 4-3-3, la presión constante, la tenencia de la pelota a cargo de Santiago Ascacíbar y Roberto Pereyra y la verticalidad de los extremos a la orden de Maximiliano Meza y Erik Lamela muestra que el DT quiere un equipo ofensivo pero inteligente e incisivo a la vez. Y ante un inexpresivo México, que nunca propuso en ataque, se notó aún más.

En el complemento, los cambios en ambos equipos cambiaron un poco el trámite del partido. Y esa merma futbolística perjudicó a Argentina, que perdió el control de la pelota. Incluso lo animó un poco más al elenco mexicano, que empezó a salir más del asedio.

Hasta tuvo dos claras, primero con un cabezazo de Jesús Gallardo y después con un disparo de afuera de Víctor Guzmán, pero el debutante Paulo Gazzaniga, que redondeó una buena actuación, tapó ambas con seguridad.

Y sobre el final, llegó el otro desquite. El que Paulo Dybala estaba esperando. Con una gran jugada individual de Giovanni Simeone, la Joya tan solo tuvo que empujarla y tuvo su bautismo de fuego con la camiseta albiceleste.

Con los debuts goleadores de Icardi y Dybala, la Selección cerró una victoria redonda en Mendoza. Otra prueba superada para Lionel Scaloni, que, de no mediar inconvenientes, se quedará con el premio más grande y será ratificado como entrenador hasta la Copa América del año que viene.

Los jugadores argentinos abrazan a Icardi tras el gol. (Télam)
 

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos