No sólo fue una de las grandes actuaciones del Seleccionado argentino en una Copa del Mundo, dando una muestra categórica de fútbol y goles. Además, significó el debut en esta competencia de un tal Lionel Messi, redondeándolo de la mejor manera: anotando. Y todo ocurrió un 16 de junio de 2006, en el triunfo albiceleste ante Serbia y Montenegro con un demoledor 6-0 por la segunda fecha de Mundial de Alemania, sellando la clasificación a octavos de final.

Los dirigidos por José Pekerman borraron de la cancha a un rival que, en la previa, era de cuidado. Ese día, Argentina formó con Roberto Abbondanzieri; Nicolás Burdisso, Fabián Ayala, Gabriel Heinze y Juan Pablo Sorín; Lucho González, Javier Mascherano, Maxi Rodríguez y Juan Román Riquelme; Javier Saviola y Hernán Crespo. Luego iingresaron Esteban Cambiasso, Carlos Tevez y Messi.

Con un equipo que combinaba jugadores experientados con jóvenes, y cuya idea de juego era un fiel reflejo del gusto del entrenador, el Seleccionado fue una verdadera aplanadora desde el comienzo mismo porque, a los 5 minutos, Maxi Rodríguez abría la cuenta con un remate cruzado.

El Cuchu Cambiasso entró y, enseguida, anotó uno de los mejores goles de Alemania 2006.

A los 31 llegó una de las mejores jugadas de aquel Mundial. La pelota pasó pasó por los pies de casi todos los jugadores argentinos para culminar con un taco de Crespo para el ingresado Cambiasso, que establecía el 2-0 ante un rival desmoronado. Diez minutos después, y tras una buena jugada de Saviola, Maxi ponía el 3-0.

Monólogo argentino, parte dos

La segunda mitad fue totalmente controlada por los de Pekerman. De hecho, la primera situación destacable ocurrió a la media hora, cuando llegó el turno de que Messi debutara en un Mundial al ingresar por Maxi Rodríguez. Y le bastaron sólo tres minutos para dar una muestra de lo que era. 

A pura habilidad, La Pulga desbordó por izquierda y envió un centro para que Crespo estampara el 4-0 a los 33. Enseguida, a los 37, fue el turno de Tevez, quiens e sacó de encima a dos defensores serbios y ajustició al arquero Jevric para el 5-0.

Messi definía de derecha en su primer tanto en un Mundial.

Pero faltaba la frutilla dell postre. Y llegó a los 43 minuto: Tévez se transformó en asistente y, viendo el desmarque de Messi por la derecha, le sirvió la pelota para que el artista adolescente clavara el balón con clase junto a la base del primer palo.  

Así, Argentina no sólo daba una de sus mejores exhibiciones fútbolísticas de los últimos 30 años en un Mundial, sino que también se comenzaba a escribir la historia de Messi en el Seleccionado, con un libreto que todavía sigue abierto y que sigue esperando por su capítulo más glorioso.

Lo que dejó aquel debut de La Pulga

En este partido ante Serbia y Montenegro, Lionel Messi se convirtió, con 18 años y 357 días, en el jugador más joven de la historia de Argentina no sólo en debutar en un Mundial, sino en también en conseguir un gol en su primer partido en el mayor torneo del mundo a nivel de selecciones. Ademas, es el sexto jugador más joven en marcar en un Mundial, un año y 118 días más veterano que el futbolista más joven en hacerlo: Pelé (17 años y 239 días).

Otro dato saliente es que Messi fue el primer argentino que, desde 1966, anotaba un gol y diaba una asistencia en su partido debut, situación que compartió con Carlos Tevez en este mismo encuentro. 

En la actualidad, sólo Diego Armando Maradona (21) y Javier Mascherano (20) han disputado más partidos que Lio (19) en una Copa del Mundo. Además, ha participado en 11 goles, marcando seis tantos y dando cinco asistencias, y solo Maradona le supera con la Albiceleste en este aspecto (ocho goles y ocho asistencias).

Los números entre Diego y Lio es muy pareja. Pero Maradona tiene a su favor haber ganado un Mundial (imagen Opta).

Por Cristian Re

Comentarios