En la previa al inicio de una competencia, cuando los medios de comunicación deben "llenar espacios" en las tiras radiales o en los programas televisivos, habitualmente se instala el juego del favoritismo.

Se trata de aferrarse a distintos parámetros para determinar qué selección es candidata en cada juego, amparándose en los trofeos que disponen en sus vitrinas, en los antecedentes entre ambos y en la actualidad de cada uno.

En el momento que fueron sorteados los grupos de la Copa América, automáticamente Argentina y Colombia pusieron el grito en el cielo por la dificultad que requiere el partido de presentación.

Ambos hubiesen soñado iniciar el camino con seleccionados más accesibles, pero el bolillero fue tajante y ahora deben buscar la fórmula para empezar con el pie derecho.

En ese contexto, la Albiceleste no sólo se apoya en la presencia de Lionel Messi (el mejor del mundo) sino que además se relame por las estadísticas favorables en los cruces entre ambos de Copa América.

Es que si bien este certamen tuvo su origen -con otro nombre- en 1915, recién en 1945 fue la primera aventura de los cafeteros. Y desde ese momento, el combinado nacional goza de 6 victorias, 4 empates (en dos hubo definición por penales y festejaron los argentinos) y apenas 2 derrotas, que quedaron grabadas a fuego por diferentes razones. 

Los números son elocuentes. La diferencia futbolística se fue achicando con el correr de los años. En 1945 (en Chile), Argentina aplastó a Colombia por 9-1; en 1947 (en Ecuador) goleó 6-0; en 1963 (en Bolivia) se impuso por 4-2 y recién cayó en la cuarta aventura, justo en nuestro país: en 1987 los colombianos ganaron por 2-1, quedándose con la medalla del tercer puesto. 

La historia también registra otras particularidades. En 1991, el seleccionado nacional se impuso por 2-1 y dio la vuelta olímpica teniendo en cuenta que el formato de esa competencia era por tabla y no por el famoso "mata mata".

Vale remarcar que el último festejo de Colombia fue en Paraguay ´99, año que se impuso por 3-0 y que quedará inmortalizado por la infortuita actuación de Martín Palermo, quien despilfarró tres penales en apenas 90 minutos.

Después de aquella fatídica jornada del Loco, la historia le empezó a sonreír a Argentina. ¿El motivo? Goleó a su contrincante de mañana en Perú 2004 (3-0), lo venció en Venezuela 2007 (4-2),  igualó en nuestro país en 2011 (0-0) y también empató en cuartos de final de la Copa América de Chile (0-0), aunque la tanda de penales decretó el éxito del grupo comandado en ese momento por Gerardo Martino: fue 5-4 con goles de Messi, Ezequiel Garay, Ever Banega, Ezequiel Lavezzi y Carlos Tevez (fallaron Lucas Biglia y Marcos Rojo).

Comentarios