La AFA llevó este jueves a 300 enfermeros, médicos, vacunadores, policías, bomberos y recolectores de basura, entre otros trabajadores esenciales en la pandemia de coronavirus, para ver el partido entre Argentina y Bolivia, en el regreso del público a las canchas tras 18 meses.



Es una idea que nació por la relación estrecha entre Claudio Tapia, presidente de la AFA, y el gobernador bonaerense, Axel Kiciloff, y el ministro de Salud de la provincia, Nicolás Kreplak.

Todos llegaron temprano a la cancha para ocupar sus lugares en las plateas y no disimularon un segundo la felicidad de tener un momento de esparcimiento luego de tanto dolor. Como cualquier hincha de la Selección ver a Lionel Messi es lo más recurrente en sus dichos y en un lugar muy similar están Ángel Di María y Rodrigo De Paul.



Por su lado, Tapia expresó en Twitter: "Esto es un muy pequeño gesto de agradecimiento a todos los verdaderos héroes en esta pandemia".

Comentarios