Uno de los grandes dilemas que existen en las discusiones futboleras está relacionado al porcentaje en el que un equipo debe enfocarse en la tarea propia y en cuanto en la labor ajena.

Pensando en el encuentro con Islandia, en el debut de la Copa del Mundo, Jorge Sampaoli siente tranquilidad por lo suyo que puede generar con la mirada puesta en arco rival, pero con cierta preocupación en el aspecto defensivo, sabiendo más aún que el fuerte del elenco europeo es el juego aéreo, en el que tendrá que lidiar con una superioridad en estatura que deberá tenerla controlada si es que no planea pasar grandes sobresaltos.

De hecho, el entrenador escandinavo Heimir Hallgrímsson destacó en más de una oportunidad que esta será su carta más fuerte para poder hacerle fuerza a Argentina en el debut.

Es que el DT sabe, por ejemplo que el equipo titular que tiene en mente posee un promedio de altura de 1,87 metros, mientras que nuestra Selección cuenta con escasos 1,75. Este dato numérico Islandia ha sabido aprovechar bien.

Y por las dudas, bien vale observar su tarea en la última Eurocopa o la sorpresiva clasificación al Mundial.