El 13 de julio de 2014, hace exactamente cinco años, Argentina se quedaba en las puertas del objetivo en el Mundial de Brasil. 

Aquella tarde en el estadio Maracaná, la Albiceleste, que contó con innumerables situaciones, pero terminó cayendo ante Alemania en tiempo suplementario, debido al tristemente recordado gol de Mario Götze.

En esa definición, pasaría absolutamente de todo, y Gonzalo Higuaín sería el gran protagonista. Al Pipa le anularon un gol que todos los argentinos gritamos, no le cobraron un claro penal de Manuel Neuer tras un rodillazo del arquero, y se perdió un mano a mano tras un regalo de Toni Kroos.

Y como si fuera poco, Lionel Messi falló una chance adentro del área con un remate apenas desviado,  Rodrigo Palacio definió por arriba cuando era por abajo, y cuando se terminaba el partido y la final se encaminaba hacia los penales, llegó el gol de Alemania a seis minutos del final.

Pero a pesar del dolor, los dirigidos por Alejandro Sabella dejaron una huella por su entrega y solidez defensiva, y terminó yéndose con la frente bien en alta, más allá de la decepción en la definición.

Comentarios