Es un recuerdo que todavía le duele al hincha Argentino porque, más allá de la derrota en sí, subsiste el sentimiento de despojo. Un 8 de julio como hoy, pero hace 30 años, Argentina perdía la final del Mundial de Italia 90 ante al poderosa Alemania por 1-0, gracias a polémico penal que, aunque haya trancurrido tanto tiempo, sigue generando dudas.

El Seleccionado dirigido por Carlos Salvador Bilardo llegó diezmada a aquella definición, por la expulsión de Ricardo Giusti en la inolvidable semifinal ante Italia; y tampoco sin Julio Olarticoechea, Sergio Batista y Claudio Paul Caniggia, el delantero más valioso y autor de los goles ante Brasil en octavos de final y frente a los dueños de casa en semis. Los tres se perdieron la final por acumulación de tarjetas.

Enfrente estaban los teutones, que buscaban la revancha por la final perdida hacía cuatro años ante un rival que tuvo la mejor versión de Diego Maradona, secundado por un sensacional grupo de jugadores. Con jugadores de la talla de Andreas Brehme, Thomas Hassler, Lothar Matthäus, Rudi Völler y Jürgen Klinsmann, y dirigidos por un símbolo como Franz Beckenbauer, llegaban a la definición como claros candidatos.

Codesal ta comenzaba con su show: Maradona, una de las víctimas del mexicano.

Con ausencias, diezmados y el público en contra

Como si a Argentina no le alcanzara con los ausentes, Maradona tenía el tobillo izquierdo inflamado por un esguince, Oscar Ruggeri arrastraba una pubalgia y Jorge Burruchaga, artífice de la consagración en México '86, estaba con lo justo físicamente. Tal fue así que los dos últimos fueron reemplazados en el transcurso de la final por Pedro Damián Monzón y Gabriel Calderón, respectivamente.

A todo esto, el Seleccionado también tenía gran parte de los 73.600 espectadores presentes en el Olímpico de Roma en contra, algo que fue reflejado en el silbido al Himno Nacional Argentino, actitud repudiada a puro insulto por Diego, regalando una postal indeleble.

Resistir a los alemanes... y al árbitro

Si bien Alemania era algo más en el juego, el partido comenzó a volcarse a favor de los europeos cuando Monzón, quien había ingresado por el Cabezón Ruggeri, se convirtió a los 20 minutos del segundo tiempo en el primer jugador expulsado en una final de un Mundial por una violenta infracción a Klinsmann.

Y a cinco minutos del final se concretó la tendencia que traía el partido. El mexicano Edgardo Codesal Méndez, un médico ginecólogo que en realidad nació en Montevideo, se erigió en protagonista excluyente, al sancionar un penal para Alemania a los 40 minutos del segundo tiempo por una supuesta falta de Roberto Sensini sobre Völler.

Brehme, un especialista en la cuestión, anotó el único gol de partido con un tiro bajo al palo derecho, que superó a un casi inexpugnable Sergio Goycochea, quien ya había sacado chapa de héroe. El Vasco adivinó el palo elegido por el alemán pero por centímetros no pudo interceptar la pelota. "Estaba seguro de que era su mejor palo, por cómo Brehme era técnicamente yo pensaba que iba a pegarle a ese lado, pero arriba, no tan abajo. Fue eso lo que me restó posibilidades de poder atajarlo”, aseguro Goyco sobre aquel remate.

Völler se desparrama como si Sensini le hubiera disparado. Lo cierto es que la jugada, todavía, deja dudas.


Sobre el cierre del partido el Galgo Dezotti seguiría el mismo camino que Monzón hacia los vestuarios, en este caso por protestar una decisión arbitral, contagiado del nerviosismo y la impotencia que había causado en los argentinos la sanción de aquel penal.

El final fue a puro llanto, entendible en un grupo de jugadores que, ya veteranos varios de ellos y superando todos los obstáculos que había sufrido desde el inicio del Mundial (Nery Pumpido, el arquero titular, se había fracturado en el segundo partido), sintieron que, más allá de la derrota en sí, se los había despojado de la posibilidad de pelear en igualdad de condiciones.

Aque 8 de julio de 1990, Argentina había formado con Sergio Goycochea; Juan Ernesto Simón; Néstor Lorenzo, José Serrizuela, Oscar Ruggeri y Roberto Sensini; José Basualdo, Pedro Troglio y Jorge Burruchaga; Diego Maradona y Gustavo Dezotti, ingresado luego Pedro Monzón y Gabriel Calderón.

Por Cristian Re

Comentarios

Ver más productos

¡Todos los regalos para el día del niño!

¡Todos los regalos para el día del niño!

Frozen 2: para festejar el día del niño

Frozen 2: para festejar el día del niño

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

¡Descuentos en Cronishop!

¡Descuentos en Cronishop!

Cómo ser más inteligentes

Cómo ser más inteligentes

¡Ahora que somos felices!

¡Ahora que somos felices!

Ver más productos