Sorprendió a todo el mundo, pero fue fiel a sus ideas y convicciones. Es que a tres semanas de haber ganado el oro olímpico en Atenas, Marcelo Bielsa renunciaba sorpresivamente a la Selección Argentina un 14 de septiembre de 2004.



Lógicamente, en aquel momento la noticia golpeó fuerte en toda Argentina y sólo fue aclarada por el entrenador en una conferencia pactada horas después de conocerse la decisión: "Noté que la energía que exige absorber todas las tareas de ser entrenador ya no estaban Ya no tenía ese impulso".

Sin ahondar en los detalles, el DT rosarino continuó diciendo que "una vez que regresamos de Perú me di cuenta de que no tenía fuerzas, pero hubiese sido distinto si el equipo no estuviera encaminado. Creo que se unieron dos generaciones y que las posibilidades de llegar al Mundial están muy presentes... No me voy molesto con nadie, porque siempre tuve todo al mando de este equipo".

Pese a los dichos del entrenador acerca de su salida, Bielsa habría decidido la renuncia luego de que la AFA no pidió sanciones para los clubes europeos (Inter y Valencia), que se negaron a ceder a los jugadores Juan Sebastián Verón y Pablo Aimar, respectivamente, para los Juegos Olímpicos.

Ante esta situación, el DT había pedido que ambos clubes debían ser sancionados por no respetar los reglamentos de la FIFA, pero la AFA sólo presentó una nota informativa sobre la situación. Eso se sumó a la mala relación que Bielsa y Julio Grondona tuvieron desde que el entrenador asumió y a la cuantiosa deuda que la AFA mantenía con el Loco.

El Loco le dio la primera medalla dorada en fútbol a Argentina... y a las semanas renunció.

Por aquel entonces, Grondona no se mostró preocupado ante la noticia, ni lamentó la marcha del entrenador. Sólo dijo: "Tal vez es un desgaste general después de tanto tiempo. Hay momentos en que no hay energías para poder seguir y se ve que a Bielsa le pasó algo de esto".  "Recibí la noticia con calma. A esta altura del partido, Argentina tiene una base muy importante, que son los jugadores", agregaba don Julio.

Lo cierto también es que Bielsa había perdido el apoyo de los hinchas argentinos luego de fracasar en el Mundial de Corea y Japón 2002 con un equipo que era considerado favorito. Pero tras ese golpe, el Loco había revertido las críticas gracias a la buena actuación de sus dirigidos en la Copa América de Perú, donde finalizó segundo, y a la medalla de oro lograda en los Juegos Olímpicos, el único título que le faltaba en este deporte a nuestro país.



Bielsa, quien había asumido su cargo en 1998, dirigió a la Selección Argentina en 70 partidos, con 43 victorias, 16 empates y 11 derrotas, 127 goles a favor y 63 en contra. Y, al momento de la renuncia, el equipo nacional estaba segundo en las Eliminatorias para el Mundial 2006.

La conferencia de prensa en la que Bielsa explica su renuncia: 

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos