Julián Santero fue el autor de la vuelta más rápida en la clasificación de Turismo Carretera en el autódromo “Rosendo Hernández” de San Luis, donde comenzó este sábado la segunda fecha de la Copa de Oro, pero la pole position quedó en manos de Diego Ciantini, quien obtuvo el segundo mejor registro en pista.

Es que el mendocino cambió el motor de su Ford después del entrenamiento, situación por la que sufrió un castigo reglamentario de 6 décimas sobre su tiempo de clasificación, que fue de 1:30.041. De esa manera, Santero quedó ubicado en la posición 16°.

“Venimos de dos carreras que no nos salían bien las cosas. Tuvimos que cambiar de motorista (ahora es Claudio Garófalo) y dar muchas explicaciones a mucha gente. Lo único que hicimos fue trabajar en equipo”, remarcó en diálogo con la TV Pública.

Además, Santero reveló la charla que mantuvo este mismo sábado con su preparador: “Después del entrenamiento, Claudio (Garófalo) me llamó llorando porque se rompió el motor principal y le dije que no se preocupara, que íbamos a funcionar bien. Se reía y quizás no me creyó, pero acá estamos”.

El problema en la planta impulsora del Ford #68 ya se había presentado en una prueba previa a esta competencia de TC en San Luis. Pero Santero y su equipo confiaron en que no iba a repetirse.

“Creíamos que era un problema solucionado, y cuando llegamos acá volvimos a tener el mismo problema y lo tuvimos que cambiar (al motor) después del entrenamiento. Vamos a recargar, pero tengo un buen auto y entiendo que podemos tener un buen domingo”, remarcó el cuyano según señaló IAM Noticias.

Comentarios