Un 7 de junio de 1936, en el local de la Sociedad Lago Di Como en la calle Cangallo 1750 setenta y tres asistentes aprueban en formal asamblea y por votación el nombre de Asociación Argentina de Pesca. Así nació una de las instituciones que marco la historia de la pesca deportiva en la república argentina, su largo muelle de madera no solo fue cuna de grandes deportistas, sino que inspiro a Julio Cortázar para el final de “El Examen” “Juan descifró las palabras de la entrada, Asociación Argentina de Pesca. …. El bote estaba en la punta…

Pero Juan y Clara estaban como ajenos, parados en el medio del muelle, mirándose”, decía el cierre de ese relato. Un sinfín de anécdotas están en el haber de este pequeño oasis enclavado en pleno centro porteño, entre los cuales podemos mencionar que fue visitado por el “Pocho” Juan Domingo Perón inaugurando torneos, o cuando en 1946 un pequeño hidroavión de la Dirección de Aeronáutica Civil no pudo levantar vuelo y siguió de largo embistiendo el muelle a donde por suerte estaba pescando Fernando Tilliwitz quien, repuesto de la sorpresa inicial, no dudo y corrió al rescate de los pilotos; después de destrabar la puerta socorrió al otro pasajero que se encontraba lastimado mientras el aparato ya se encontraba semi sumergido.

Por ahí estuvimos probando la pesca, en sus casi 800 metros que ofrece a sus socios, quienes en el marco de las nuevas normativas pueden disfrutar de este espacio de lunes a jueves de 7 a 19.30 y de viernes a domingo hasta las 21.30 hs. Llegamos con las condiciones climáticas ideales, vientos del sudeste de no más de 10 kilómetros, un rio limpio y en buen nivel, así que de inmediato utilizamos equipos de flote para buscar el pez de temporada, el pejerrey.

Sin embargo y como siempre decimos en cada lugar hay algo que aprender, los socios que estaban ya acomodados desde temprano no utilizaban esos tipos de líneas, la pesca de fondo se notaba ser la predilecta. Por supuesto seguimos atentamente lo que pasaba con ellos y notamos como en el transcurso de la mañana iban logrando capturas mientras que a nosotros lograr pejerreyes nos costaba bastante, los piques eran muy espaciados y perderlos era solamente tener una mínima distracción. Sin hacer lances muy lejanos se daba bien el pique de cojudos moncholos, gordos y brillosos bagres amarillos, dientudos, carpas y por supuesto los codiciados pejerreyes.

Alternando con esa técnica podemos destacar como opción los aparejos que trabajan a media agua, o entre el fondo y la superficie, en la lista podemos poner al paternóster, barranquines y líneas terminadas en una boya zanahoria, de flote con cinco o tres boyas fijadas con una mandale y a unos 20 centímetros de profundidad también se logra la pesca de pejerreyes. Agradecemos la invitación a su presidente Quique Merlo, si queres conocerlos y asociarte búscalos en Facebook como Asociación Argentina de Pesca.

Comentarios

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Ver más productos