Por Horacio Pascuariello

El gran mapa del pejerrey nos lleva a los más variados destinos dentro de la provincia de Buenos Aires, y para quienes nos gusta conocer nuevos lugares no hay nada más lindo que salir a buscarlo por los diversos ámbitos que propone este vasto territorio.

Este pez autóctono de todos los cursos de agua de nuestro país tiene miles de adeptos que se sienten atraídos por las posibilidades gastronómicas que ofrece, en combinación con las diversas modalidades en las cuales se lo puede obtener, y en este sentido los porteños estamos favorecidos, ya que contamos con un amplio abanico de lagunas dentro de nuestro radio para visitar.

Una de ellas es los Horcones, ubicada en el Partido de General Madariaga a 12 kilómetros de Pinamar, y a 30 de Villa Gesell, un espejo localizado estratégicamente para darnos la posibilidad de una parada en cualquiera de estas localidades y reponer fuerzas antes del regreso, o aprovecharla en un fin de semana familiar. Por ahí estuvo nuestro amigo Diego Araujo, justo días antes a que dé comienzo la veda, que va a permitir visitarla solo los fines de semana y feriados, y logro no solo pejerreyes, sino además las primeras tarariras de la temporada.

El pique estuvo entre los 15 y 40 centímetros de profundidad con la mojarra del lugar como carnada, cabe destacar que se alimenta muy mal, por lo que hay que estar muy atentos a los movimientos de las boyas para lograr clavarlo. Las líneas con boyas “Pin Pon” funcionaron muy bien, pero en general cualquier formato da resultado mientras sea caña en mano.

Curiosamente las tarariras atacaban estas mismas carnadas, pero especialmente las que tenían adicionado un filet de carnada blanca. Salían desde las paredes de juncos a donde se notaba que después de pasar el invierno despertaron con hambre, aunque no se probaron señuelos lo más probable es que los ataquen también. Su cubeta original tiene 700 hectáreas y una profundidad media de 1,50 metros con una máxima de 2,20 metros.

En épocas de sequías el agua se vuelve más salobre y tiene todo el año muy poca transparencia debido a su tan característico color ambarino y que por momentos complica la pesca. Su fondo es de barro "pesado" (que se levanta con viento) con algunos sectores de tosca.

No tiene afluentes directos, pero actualmente recibe agua desde pequeños arroyos y bañados cercanos que hace que mantenga un buen nivel, sus costas son de barrancas bajas de tosca y desniveles con suaves declives y casi todas de fácil acceso a pesar de tener algunos manchones de juncales emergentes, los que son densos, pero pocos dada la alta salobridad del agua, y desde ellas se puede pescar muy bien. Por supuesto frente a las costas con barrancas se encuentran los sectores de mayor profundidad.

Para proveerse de combustible y vituallas tiene estaciones de servicio sobre la ruta 74 antes de llegar a Gral. Madariaga y sobre la ruta 56 a metros de la rotonda también, y con todas las opciones. Tene en cuenta que el horario del pesquero es de 8 a 18 hs.

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos