Para Wilson Moreyra este 2018 va a quedar grabado para siempre en su memoria. El cordobés viene transitando un año fabuloso, en el que se adjudicó siete grandes premios, que pueden ser ocho si este sábado se consagra en el Carlos Pellegrini.

El joven de 27 años, en un mano a mano exclusivo con Depo, aprovechó para repasar todos los logros que cosechó en su corta carrera y sobre sus primeros pasos en el mundo de la hípica. "Siento un orgullo enorme por todo lo que logré hasta hoy. Detrás de cada carrera hay mucho sacrificio y eso se ve reflejado con estos resultados, no puedo estar más feliz", expresó.

Wilson nació en General Viamonte, un pueblo muy chico de Córdoba que cuenta con 2.000 habitantes. A los 14 años se animó a salir de la pequeña localidad para cumplir su sueño, pese a que su familia no estaba de acuerdo con la decisión que había tomado. "Cuando era chico intenté trabajar con mi papá en el campo pero era muy chico, pesaba 43 kilos y no tenía fuerza para nada, me costaban mucho esos trabajos. Fue por eso que hablé con mis papás y les dije que quería ser jockey. No les gustó mucho porque pensaron que eran los caprichos de un nene de 14 años y nada más", relató el joven jinete.

Su perseverancia convenció a su papá, quien ayudó a su hijo para dar el primer paso de una carrera que rápidamente comenzó a saborear las mieles del éxito. "Un tiempo después mi papá me llevó a la escuela de Río Cuarto donde estuve un año", comentó. Sin embargo, Wilson tuvo que remar desde muy abajo para que su sueño no se truncara en un camino lleno de dificultades. "De Río Cuarto fui a Venado Tuerto donde pasé dos años muy duros. En ese tiempo pasé mucha miseria y muchas complicaciones que uno suele vivir cuando recién empieza", expresó con desazón.

Luego de vivir dos años de complicaciones, la vida turfística le hizo un guiño al cordobés. "Después de mi paso por Venado Tuerto fui a Buenos Aires. Pasé al stud de Antonio Marsiglia hace doce años, a quien le estoy muy agradecido. Tuve la mala suerte de que la escuela cerró y estuve dos años fuera del hipódromo porque justo salió una ley que no permitía a los menores de 18 años. Así que cuando cumplí la mayoría de edad pude volver a anotarme", añadió.

Y una vez que pasó a ser mayor, Wilson Moreyra comenzó a crecer a pasos agigantados. "Tardé un poco más de siete meses para ganar las 120 carreras y recibirme de jockey, lo hice muy rápido", afirmó. Pese a que pasaron siete años desde que tiene el título de jockey, Wilson no se olvida de su primer triunfo y lo que significó personalmente para él semejante logro.

"Cuando llegué a Buenos Aires me puse como meta ganar una carrera. Mi papá estaba muy enfermo y recuerdo que me había dicho que él se iba a morir sin verme ganar una prueba oficial. Así que fue por eso que cuando gané mi primera carrera me emocioné hasta las lágrimas", relató.

Wilson no se conforma y anticipó que va por más: "Este año fue inmejorable. En 2019 quiero ganar la misma cantidad de carreras o más, esa es mi meta", concluyó.

Comentarios

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos