Un 15 de agosto de 2004 la Selección Argentina de básquet masculino comenzaba un trayecto que iba a quedar en la historia, tras vencer a Serbia y Montenegro en Atenas.

El primer recuerdo que se nos viene a la mente de ese increíble partido fue una jugada épica de Emanuel Ginóbili. En los últimos segundos del encuentro la derrota se veía casi consumada, estando 81-82 abajo. Pero Manu voló y anotó un doble extraordinario para pasar a ganar 83-82.

La albiceleste tenía una cuenta pendiente contra Serbia y Montenegro, ya que los europeos le habían ganado la final en el Mundial de Indianápolis, cosa que le dio un buen envión para comenzar los Juegos Olímpicos.

Luego de este gran suceso, llegarían derrotas en manos de Italia y España y victorias ante China y Nueva Zelanda por la fase de grupos. En cuartos, vencerían a Grecia -el local- y seguirían escribiendo esta enorme historia tras ganarle al Dream Team estadounidense y ganar la medalla de oro ante la Azurra.

La Generación Dorada la conformaron: Carlos Delfino, Gabriel Fernández, Leonardo Gutiérrez, Walter Herrmann, Alejandro Montecchia, Andrés Nocioni, Fabricio Oberto, Juan Ignacio 'Pepe' Sánchez, Luis Scola, Hugo Sconochini y Rubén Wolkowyski, con Rubén Magnano al mando.

Ver más productos

Santa Lucía de Siracusa, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Lucía de Siracusa

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos

Comentarios