¿Duele? Sí, mucho. ¿Se esperaba al comienzo de la competencia? No, ni el más optimista podía imaginar este final. ¿Llenaron de ilusión y esperanza a un pueblo que fueron enamorando presentación a presentación? Claramante. Y, a pesar de la derrota, se fueron con la frente en alto ya que dejaron en claro que hay presente, hay futuro y, por sobre todo, hay temperamento para jugarle le igual a igual a todas las potencias. El Seleccionado de básquetbol alcanzó el subcampeonato del mundo luego de caer en la final contra España, por 95-75, y repitió el hito registrado en 2002, cuando el representativo nacional que integraba la mayoría de los jugadores que dos años más tarde alcanzarían la gloria en los Juegos Olímpicos de Atenas.

El partido Argentina lo sufrió de principio a fin. En ningún momento pudo imponer el ritmo como lo hizo contra Serbia o Francia, en los cruces anteriores. España, también potencia, entendió a la perfección de que tenían que controlar a Facundo Campazzo y a Luis Scola, algo que hicieron a la perfección puesto que en la primera mitad,  el base terminó con 1 de 7 en lanzamientos de campo, mientras que el ala pivote no acertó en tres intentos.

Con esto, sumado a la poca eficacia en los lanzamientos lejanos con un 23% (algo que fue su fuerte en el torneo), produjo que los de Sergio Scariolo se escaparan en el marcador y tomen, hasta el momento, la máxima de 17 a su favor. Para colmo, los cambios que introdujo Sergio Hernández que siempre le traían soluciones, en esta oportunidad no fueron revulsivos y en su primera aparición en cancha trajeron más problemas que aciertos.

En la segunda mitad, el trámite fue el mismo. Cuando parecía que Argentina metía una reacción con una ráfaga de seis puntos, la Furia respondía con igual cantidad de tantos. Y si agregamos que la eficacia en los tiros de larga distancia nunca estuvieron finos (Scola tuvo un lanzamiento de tres para ponerse a ocho con un poco más de medio cuarto por jugar), la heroica de dar vuelta el partido se fue diluyendo con el correr de los minutos. Así, con un Ricky Rubio manejando los hilos de la ofensiva, sumado a un Marc Gasol que demostró el por qué es uno de los pivotes más determinantes de la NBA, los de Scariolo sentenciaron el encuentro a su favor y sumaron el decimoquinto triunfo en las últimas 16 presentaciones frente a los nuestros.

 
Las estadísticas
 

Comentarios

Ver más productos

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Cronishop abre sus puertas a comercios y PYMES

Cronishop abre sus puertas a comercios y PYMES

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Alberto Fernández: lo que todos quieren saber

Alberto Fernández: lo que todos quieren saber

Los libros que todos los famosos y políticos leen

Los libros que todos los famosos y políticos leen

Convertite en héroe

Convertite en héroe

La pasión no entra en cuarentena

La pasión no entra en cuarentena

Ver más productos