Es una de las grandes apariciones del deporte argentino. Con apenas 18 años, Delfina Pignatiello deslumbró en el Mundial Juvenil 2017 logrando un bicampeonato. Y, de cara a los Juegos Olímpicos de la Juventud, que comenzarán en la Ciudad de Buenos Aires el 6 de octubre, es una de las grandes candidatas en su disciplina.

Pero claro, Delfina debe seguir una rutina casi de manera religiosa para poder rendir a la altura de lo que pretende: "Sí, soy una maquinita. Es que si no cumplo los horarios a rajatabla, no lo puedo hacer. Entonces me tengo que levantar 5.15. Y sí o sí dormir una siesta. O estar durmiendo temprano. Incluso, cuando cambio algo, me pongo de malhumor porque me salgo de la rutina".

Esta madurez y mentalidad de adulto que Pignatiello expresa en cada respuesta también se nota en la realidad. Como fue en el deseo de sumarse al grupo de embajadores olímpicos que forman la Huella Weber, el programa solidario de Weber Saint Gobain que le permite a cada deportista elegir un lugar a refaccionar con los materiales de la empresa. “Lo primero que vi fue que en el programa estaban Pareto, Molinari, Chiaraviglio, Jenny Dalghren, Crismanich, Fede (Grabich), la Tuti Bopp y me encantó ver lo que hacían, cómo se comprometían y ayudaban… Me interioricé, quise sumarme y por suerte ya estoy adentro. Elegí un lugar y estamos ultimando los detalles para que Weber pueda mejorar su infraestructura”, comentó Delfina, quien se hace tiempo para dedicarle al proyecto mientras sueña con más medallas en Buenos Aires 2018.

Además, la también estudiante de diseño gráfico, siente el cosquilleo por la cercanía de los Juegos de la Juventud: "Antes estaba más relajada, teniendo un sueño, y hoy es más una presión. Uno trata de evitarla, pero no se puede. Es normal que después de ser campeona mundial todo el mundo espere que lo repita en Buenos Aires".

A propósito de aquellos títulos mundiales, Pignatiello contó cómo vivió ese momento de gran exposición, coronado con el Olimpia de Plata: "Al principio fue muy lindo, la gente me felicitaba, tenía más seguidores, me pedían notas... Pero luego enfrenté lo duro, que más gente te esté mirando, esperando cosas de vos… Quizá había tenido un día malo y no quería saber nada con nadie, pero tenía que hacerlo. Con 17 años. Lo mismo me pasó con las redes sociales. He tenido que cuidarlas mucho más y hasta borrar posteos por los comentarios que recibí. Fue todo un cambio. No estaba preparada, porque soy una adolescente. Ahora, por suerte, lo llevo mejor".

Comentarios

Ver más productos

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Ver más productos