Como no podía ser de otra manera, en el último día de competencia de los Juegos Olímpicos de Buenos Aires, el boxeo nos volvió a dar medallas. Siguiendo la “tradición” en el deporte, Mirco Cuello se subió al tercer lugar del podio tras vencer, en fallo unánime, al marroquí Abdessamad Abbaz y se colgó la medalla de bronce en la categoría gallo (hasta  kilos).

En las damas, por su parte, Oriana Saputo –en peso ligero hasta 60 kilos- hizo historia frente a la australiana Emma Lawson al doblegarla y transformarse en la primera medallista en la especialidad para nuestro país.

“Ganar una medalla no es poco. Es de bronce, pero no es poco. Estoy súper orgullosa de este logro”, afirmó la boxeadora, para de inmediato agregar: “Me ví muy bien en la pelea. Luché bastante. Por suerte pude cumplir mi sueño de subirme a un podio olímpico”.

Saputo, quien se emocionó hasta las lágrimas cuando la anunciaron ganadora, se ilusiona con poder representar a Argentina en Tokio 2020: “¿Por qué no? Es un sueño que tengo y si se me dan los resultados, voy a representar al país en la competencia”, enfatizó.

Antes, a primer turno, Cuello fue ampliamente superior al africano y no tuvo inconvenientes para imponerse en las tarjetas por 5-0. “La verdad es que estaba amargado por no poder meterme en la final de mi categoría ya que sabía que podía hacerlo. Por suerte pude dar vuelta la página y ganar el bronce. Estar en un podio olímpico es algo único, soñado”, comentó el pugilista.

Comentarios