Los tenistas tienen en toda su carrera, como amiga inseparable, a la frustración, tienen que aprender a vivir con ella. Hay montones de profesionales que llegaron a innumerables finales y nunca han conseguido un título.

Novak Djokovic pudo vencer su problema, mental más que físico, después de recuperarse de una lesión, cirugía incluida, en el codo derecho y obtuvo por cuarta vez el Abierto de Wimbledon, ante Kevin Anderson, un rival disminuido cerebral y corporalmente, que no pudo rescatar energías consumidas en sus extensos enfrentamientos anteriores.

Es el número ocho del mundo, donde su mejor golpe, que es su saque, en esta final no funcionó. Ambos jugadores se conocían en detalle ya que se han cruzado en seis oportunidades, con cinco victorias para el serbio, que incluye dos en este torneo en 2011 y 2015. El triunfo fue arrollador, en sets corridos, que le permitió cumplir con su ritual: arrancar un pedazo de pasto del court central, ponérselo en la boca, masticarlo y tragárselo.

Djokovic lleva 13 títulos de Grand Slam, el último fue el Roland Garros de 2016, y 69 en su trayectoria, este triunfo fue el primero de este año. Para llegar a la definición, Anderson, que tiene una final en el US Open 2017 en la que perdió con Rafael Nadal, dejó en el camino al eslovaco Norbert Gombos, al italiano Andreas Seppi, al alemán Philipp Kohlschereiber, al francés Gael Monfils, al suizo Roger Federer y al estadounidense John Isner.

El de Belgrado se convirtió en el campeón con ránking más bajo en conquistar Wimbledon, desde el croata Goran Ivanisevic en 2001, y también el de clasificación más baja en obtener un Grand Slam, desde el argentino Gastón Gaudio, entonces 44º, ganando Roland Garros en 2004.

Djokovic demostró que nuevamente está preparado para continuar agigantando su leyenda, le faltaba confianza y en esta final la consiguió.

Comentarios

Ver más productos

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

"Alberto es un tipo temperamental"

"Alberto es un tipo temperamental"

Tendencias para el fin de semana

Tendencias para el fin de semana

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: secretos y verdades

Evita: secretos y verdades

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Alberto Fernández: lo que nadie contó del presidente

Alberto Fernández: lo que nadie contó del presidente

Ver más productos