Dominic Thiem, austríaco, de 27 años, 3º de ranking, frente al ruso Daniil Medvéded, 24 años, ubicado 4º. Los dos diestros. Thiem con revés a una mano, mientras el ruso siempre con las dos, cambia a una sólo para el slice. El juego de Medvéded, nos hace recordar a Harold Solomon, por lo insistente. Guillermo Vilas expreso: “Nadie lo quería enfrentar porque era una pared devolviendo todo y, generalmente, dejaba afuera al candidato del certamen”.

El piso de la cancha lo favorecía a Medveded, que tiene un entrenador, Gilles Cervara, que el año pasado la ATP lo consideró el mejor del mundo; por su parte Dominic es entrenado por el chileno Nicolás Massú.

El primer set fue parejo. Los dos defendían extraordinariamente. El austríaco tenía una estrategia fantástica, que consistía en arrinconarlo al ruso, cuando subía le pegaba profundo y tenía que bajar. Es lo peor para un tenista cuando tiene que entrar y salir hacia adelante, lo complica mucho. Pero la gran diferencia fue el saque. Thiem sacó mejor, habitualmente hacia fuera; lo sorprendió con varios drop shot inesperados y supo cerrar el punto con
slice en ángulos cortos.

El ruso se impuso ante el austríaco

El tenista debe ingresar al campo con tres alternativas estratégicas diferentes, y cambiarlas de acuerdo a lo que plantea el rival. La modificación la marca el coach, según señas acordadas. Por eso Daniil cuando perdía 5-3 empezó a subir a la red. El ruso se puso 4-5 y luego la cuota de suerte, indispensable para todo en la vida, cuando estaba 40-30 pegó la pelota en la faja y pasó del otro lado ganando el set por 6-4.

El segundo juego fue distinto, con un Medvered más firme, subiendo a la red, mejoró su servicio. En el 3-3 llamativamente perdió el set Dominic, perdiendo 3 bolas fáciles con errores no forzados. Mantuvieron el servicio y llegaron al tie break. Los 3 que habían jugado los ganó el austríaco, son ingrediente que uno lo piensa, esta vez no fue así, Logró ponerse Daniil 7 a 2 y empatar el partido. En el tercero cambió la postura el ruso, jugó apostando a la equivocación de Thiem, mejoró su saque, le cambió la altura a la pelota y subió para volear como los mejores, jugó mejor los puntos conflictivos. Podía ganar cualquiera de los dos pero en el tenis hay aspectos impredecibles, los nervios le jugaron una mala pasada al austríaco. Se impuso el que mejora encaró el set definitivo y tuvo su premio. Supo controlar su ansiedad porque el enojo hace cometer errores y Dominic no logró controlarlo.

Daniil Medvéded consiguió imponerse en el primer título de Maestros.

Alfredo Luis Di Salvo

Comentarios

Ver más productos

El día que Boca se apoderó del mundo

El día que Boca se apoderó del mundo

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Ver más productos