El espectacular triunfo de los Springboks sobre Inglaterra, que le permitió al seleccionado sudafricano alzarse con su tercera corona mundial, sorprendió al ambiente del rugby por la contundencia con la que se deshizo del equipo que había aplastado los All Blacks, grandes candidatos al título. Pero más allá eso, la victoria sudafricana entregó algunas postales que exceden lo estrictamente deportivo, y que dejan enseñanzas acerca de la forma en que un pueblo, cuando se lo propone, puede superar una grieta tan profunda como la del racismo, materializada en el apartheid que dominó su territorio durante 45 años.

Hasta 1994, era impensado ver en Sudáfrica una imagen como la que ilustra esta nota. Un rugbier blanco besando en la frente a uno negro. Las leyes impuestas por la supremacía blanca impedían cualquier contacto entre las dos razas. Mientras tanto, el gran Nelson Mandela pagaba su osadía de pregonar la igualdad de derechos con 27 años de prisión. Sin embargo, tanta lucha tuvo su premio en 1990, cuando la presión internacional consigue que sea liberado.

A partir de ahí, y ya elegido como presidente en 1994, lejos de tomar revancha, se aboca a conciliar a su pueblo y, entre otras cosas, utiliza el rugby como elemento de unión, tal como lo muestra la película “Invictus” (2009), basada en el Mundial de 1995 que los Springboks le ganaron a los All Blacks en tiempo suplementario. Fue el punto de partida para que la nación africana comenzara un lento pero sólido camino hacia la tolerancia racial, algo que personalmente pude comprobar en ocasión del Mundial de Fútbol de 2010, al cual cubrí para este medio.

Por eso, a 25 años del fin del apartheid, la foto del beso de hoy afortunadamente fluye como algo natural, como debe ser, pero no deja de ser emblemática por todo lo que el pueblo segregado debió luchar para conseguir su victoria más importante: la de vivir con dignidad. 

POR SERGIO SEGOVIA

Comentarios

Ver más productos

La Iglesia recuerda a Santa Margarita de Hungría

La Iglesia recuerda a Santa Margarita de Hungría

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos