Ganaron, gustaron y se acomodaron en la tabla de posiciones de cara a la clasificación a la pelea por las medallas. El Seleccionado masculino de futsal tuvo una contundente presentación en el marco de la segunda fecha del grupo B y aplastaron por 4-0 a Eslovaquia y quedaron bien posicionados para el futuro.

Luego de lo que fue un debut con altibajos y que finalizó con un empate 2-2 frente a Egipto, las dudas comenzaron a merodear el búnker nacional. Sin embargo, en su segunda presentación, los chicos entrenados por Matías Lucuix demostraron una gran muestra de carácter y, ante un rival inferior, no le dieron posibilidad de algún tipo de sorpresa.

Fue así que en los primeros veinte minutos, la Albiceleste sentenció el partido gracias a las conquistas de Alan De Candia, Ezequiel Ramírez y Nahuel Urruzia. En el complemento, Santiago Rufino (el chico que salió de Pinocho y ya brilla en Barcelona de España) le puso cifras finales a un partido que si no hubiese sido por Kevin Kollar terminaba en una goleada aún más amplia.

Confiados y tranquilos

“Después de lo que fue un debut flojo para lo que esperábamos, vinimos a buscar nuestro juego y hacer lo que teníamos que hacer. Por suerte nos sacamos la presión del público y demostramos a todos que estamos para pelear cosas importantes”, comentó Ramírez.

En la misma sintonía, Agustín Riggatti sentenció: “Estamos tranquilos porque hicimos las cosas bien y pudimos conseguir un contundente triunfo”.

Una multitud

Párrafo aparte merece el respaldo del hincha que colmó el estadio de Parque Tecnópolis. Los 6150 espectadores que asistieron al partido obligaron a las autoridades de la organización a habilitar una tercera bandeja en el recinto para que nadie se quede afuera de la participación del representativo nacional.