Comenzó el primer Grand Slam del año, el Abierto de Australia. Roger Federer defenderá su corona e intentará conseguir el título 100 de su carrera. Se bajó Juan Martín Del Potro y Andy Murray se despidió pronto, al ser vencido como un gladiador, en cinco sets, por Roberto Bautista Agud. Roger, que tiene hasta la genialidad de esquivar las lesiones, derrotó por 6-3, 6-4 y 6-4 a Denis Istomin, en primera ronda.

Cuando jugaba de Juniors, en 1966, logré ver la final de Australia, en Sidney, que ganó en cuatro sets Roy Emerson frente a Arthur Ashe, en un partido muy emotivo. El Negro Ashe tenía un nivel excelente, recuerdo que tiró un globo inolvidable, sobre la izquierda del rival, como corresponde. Mi carrera luego de participar en satélites, futures y challenger, la guiaba Carlos Junquet, la persona que más sabe de tenis en el país y un caballero en todo sentido.

Los tiempos cambiaron, en esa época no existía ranking, en los estadios no había sombrillas para los tenistas ni tampoco sillas para sentarse después de los game impares. Todavía no se había inventado el tie break. En los entrenamientos quedabas exhausto, pero eran necesarios para protagonizar un encuentro de singles que duraba como mínimo dos horas de juego.

En 1974, cuando Bjorn Borg ganó su primer Roland Garros, me llevó a conocerlo el sponsor que tenía. El sueco, número uno del mundo, era fantástico, conquistó 5 Wimbledon y 6 Roland Garros, diestro, revés a dos manos y las piernas más rápidas que conocí. Se retiró a los 27 años. Un día me dijo, intérprete de por medio, “si tenés miedo a perder no vas a ganar nunca”. En 1966 el número uno era Rod Laver, un gran tenista y muy correcto dentro y fuera de la cancha. Entre las mujeres argentinas sonaban María Terán de Weiss y Norma Baylon.

Es interesante cómo prepararse para enfrentar un match categórico, como puede ser la final de Australia.

Hay que imponerse objetivos de esfuerzo en los entrenamientos mentales, no olvidemos que más del 50 por ciento es la influencia de la cabeza del tenista. Saber controlar el viento y los malos fallos. Es aconsejable no discutir con el juez de silla, porque nos saca de combate. El sol es un tema, de mañana temprano o al fin del día. Afecta en el saque, cuando lanzamos la pelota, y nos exponemos a cometer doble falta. Una solución es cambiar la posición del servicio, con el fin de no tener que mirar directamente el sol, después de hacer el lanzamiento y tener que golpear con la raqueta. No hay que darle trascendencia si el servicio es menos efectivo, tratemos de buscar mayor colocación. Siempre es mejor no estar enceguecido. Debemos tener respuestas a todos esos interrogantes. Las circunstancias que han traído serias dificultades en el pasado, se tienen que capitalizar como un llamado de atención.

Es seguro que el rival que enfrentaremos en la final lo hemos visto jugar. Se sugiere, hoy con la tecnología, que nuestro equipo de trabajo grabe los partidos de semifinales. De esta manera tendremos una radiografía del adversario. Comprobaremos su revés, su drive, la manera del servicio, si saca para el lado de la “T” o para afuera, y resulta importante la velocidad de piernas y cómo se mueve en el fondo de cancha y en la red.

El sueño de la noche anterior es un factor fundamental, está comprobado científicamente que la falta de descanso provoca efecto negativo en el juego. Los nervios iniciales del partido son normales y lógicos, hay que saber que el tenista convive en forma permanente con la frustración (llega a 30 finales y gana dos títulos). La suerte es un ingrediente indispensable en todo aquello que emprendamos, en el tenis también…

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos