La noticia tomó por asalto al mundo entero. Primero hubo incredulidad, luego la esperanza de que fuera un error y, finalmente, la certeza de que todo había sido tan real como catastrófico. Hace exactamente un año, cuando el coronavirus todavía parecía una lejana preocupación, llegó el anticipo de lo que sería uno de los peores años de la era moderna. Porque ese 26 de enero de 2020 Kobe Bryant, uno de los mejores basquetbolistas de la historia, fallecía en un accidente de helicóptero y dejaba en shock al mundo entero.

Todo fue tan repentino como inesperado. Según las distintas investigaciones que se hicieron, el hecho ocurrió a las 15 hora de Argentina (10 de Los Ángeles), cuando en su intento por esquivar una espesa neblina, el piloto del helicóptero Sikorsky S-76, propiedad de la ex estrella de Los Angeles Lakers, pegó contra una ladera en Calabasas, California, lo que produjo la muerte instantánea tanto de Kobe como del resto de los tripulantes. 

Las fotos que denotan lo tremendo del impacto del helicóptero.

Los estudios posteriores, incluida la autopsia, marcaron que el impacto fue a 296 km/h y que Bryant falleció en el momento, lo mismo que su hija Gianna, de 13 años, el piloto Ara Zobayan y quienes los acompañaban: entrenador de béisbol John Altobelli, su esposa Keri y su hija Alyssa; Christina Mauser, quien ayudó a Bryant a entrenar al equipo de baloncesto de su hija; y Sarah Chester y su hija Payton, se desplazaba a la academia de deportes de Bryant para un torneo de básquetbol.

Si bien no hubo una conclusión definitiva sobre el por qué del terrible accidente, los reportes indican que el impacto se podría haber ocasionado por una confusión del piloto, quien pudo haber creído que estaba ascendiendo cuando en realidad estaba descendiendo.

Lo cierto es que la muerte de Kobe Bryant conmocionó tanto al mundo del deporte como al resto, ya que el estadounidense era una verdadera leyenda reconocida a nivel mundial y el sucesor de Michael Jordan, al punto de ser considerado uno de los más grandes jugadores en la historia de la NBA.

Bryant junto a su hija Gianna, que también murió en el siniestro.

Su riquísimo palmarés indica que participó en 18 ediciones del Juego de las Estrellas durante sus 20 años de carrera en Los Angeles Lakers, donde debutó en la temporada 1996-1997, con 71 partidos jugados. El escolta, que supo jugar con las camisetas número 8 y 24, ambas fueron retiradas por la franquicia californiana a su retiro, fue seleccionado  en el draft por Charlotte Hornets, pero fue cedido a la franquicia donde brilló.

Ese traspaso le permitió a Kobe forjar una carrera de novela. La Mamba Negra obtuvo cinco anillos de la NBA (2000, 2001, 2002, 2009 y 2010) y fue distinguido en dos ocasiones como el Jugador más valioso (MVP) de las finales. Ademas, los 33.644 tantos alcanzados a lo largo de su prolífica carrera le permiten conservar, parcialmente, el cuarto puesto en la clasificación histórica.

Su máxima anotación en un encuentro oficial NBA se dio en el 22 de enero de 2006, hace catorce temporadas, cuando consiguió 81 puntos y batió el récord individual de la franquicia (lo poseía Elgin Baylor con 71 tantos) en el triunfo que los Lakers lograron sobre Toronto Raptors por 122-104.

Uno de los tantos homenajes a Kobe luego de su trágica partida.


Pero Bryant no solamente fue un astro del básquetbol mundial sino que también supo ganar un premio Oscar, al mejor cortometraje de animación por "Dear basketball" (Querido básquetbol), cinta narrada, escrita y producida por el propio jugador, que se transformó en una suerte de mensaje de ponderación a la superación humana.

Los Lakers no harán ningún homenaje

Parece un absurdo, pero los motivos suenas valederos. Porque a pesar de que Kobe Bryant es un símbolo ineludible de Los Ángeles Lakers, la franquicia informó que no se hará ningún tipo de homenaje especial al cumplirse un años de la muerte del jugador. 

Según trascendió, el conjunto campeón de la NBA no hará ningún homenaje público para "no llamar más la atención sobre los desgarradores detalles del accidente y causar más trauma".

"A medida que nos acercamos a su primer aniversario, nos entristece el corazón darnos cuenta de que se ha ido. Sé que todavía tengo problemas con eso, todavía no puedo creerlo", declaró Anthony Davis, una de las actuales estrellas angelinas.

Kobe no sólo fue una leyenda de los Lakers, sino del básquetbol mundial.

En la misma línea declaró LeBron James, el jugador que tomó el cetro que dejó la Mamba Negra: "Fue tan devastador y tan trágico, y lo sigue siendo para todos los involucrados en él. Esto lleva tiempo. Todos tienen su propio proceso de duelo". "Muchas cosas mueren en este mundo, pero las leyendas nunca lo hacen y eso es lo que era él exactamente. Apreciaba el juego de Kobe por cómo era, le respetaba a él por quién era como jugador", agregó.

Un "chiche" de Kobe tiene nuevo dueño

Días atrás, una de las joyas más preciadas del Bryant fue subastada. Se trata de un impresionante Chevrolet Impala 1963 que le había regalado su esposa Vanessa para la Navidad de 2006 y que había sido "tuneado" por el programa de MTV "Enchúlame la máquina". Eso sí, si bien el piso era de 250.000 dólares, se vendió por "apenas" 53.900. ¿Qué tiene la tremenda máquina? Se le instaló instaló un potente motor V8 con transmisión automática de cuatro velocidades y un nuevo sistema hidráulico. También se personalizó la pintura y se le colocó un potente sistema de sonido. El interior se reformó de manera total con una tapicería de cuero blanco con incrustaciones de diamantes Swarovski legítimos y decorada con detalles en azul.

Las fotos del impresionante auto de Kobe Bryant

Por Cristian Re

Comentarios