Era el último bastión argentino en el Abierto de Australia, primer Grand Slam del año, y se fue dejando todo. Tras batallar durante casi tres horas, Diego Schwartzman (18) perdió frente al checo Tomas Berdych (57) por 5-7, 6-3, 7-5 y 6-4 y se despidió del torneo en tercera ronda.

"El resultado me pareció un poco injusto. Hoy es uno de esos días que te vas perdiendo después de haber jugado mejor. Jugué bastante bien. A lo mejor me faltó apretar un poco más cuando tuve la oportunidad de romper en el segundo set", analizó El Peque.

"Es la época más linda del año para mí y espero poder mejorar mis resultados del año pasado para continuar con la progresión", agregó.

Sin embargo, el porteño se quejó de la enorme diferencia de velocidad según la cancha en la que toca jugar: "Es tremenda la diferencia en la velocidad de bola cuando juegas en unas y en otras. Es el mejor torneo en cuanto a las facilidades ofrecidas a los jugadores, pero es inexplicable que suceda esto".

De esta manera, Schwartzman siguió el mismo camino que Guido Andreozzi, Federico Delbonis, Guido Pella y Leonardo Mayer.

Comentarios

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos